Cuando el matrimonio Bobbit llegó a las primeras planas, se convirtió en la comidilla de la opinión pública, entre el estupor masculino y el humor más feminista. A quince años del corte fálico de la relación, la tristemente célebre Lorena Gallo (apellido de soltera) vuelve a ser noticia por la revelación de su vocación: la peluquería.
El elogio a la violencia hace que un personaje ignoto salte a la popularidad a partir de su incapacidad de resolver los conflictos vinculares, desencadenando acciones que desde el inconsciente colectivo (?) se reprimen, pero se miran con sorna en la tragedia del otro. Lejos de pretender hacer un diagnóstico de psicología social barata, es el modo en que algunos hechos se hacen relatos. Sin ir más lejos, la reaparición de Lorena Bobbit, por una cuestión que solo le incumbe a ella, generó bromas en los periodistas que anunciaban la noticia en televisión.
Ante estos pequeños comentarios, sólo me resta preguntarme: ¿es Lorena Bobbit a las mujeres, lo que Ricardo Barreda es a los hombres?


Links:



Los asesinatos de Kosteki y Santillán no pudieron poner más al desnudo a lo más decadente de nuestro páis. Si, digo nuestro no sólo porque nos tocó en suerte vivir acá sino por cómo construimos la memoria. Hoy se cumplen seis años de una represión que intento callar a movimientos sociales, pero se cobro dos víctimas fatales y un aceleramiento de los "tiempos políticos". Pero en este día, otra vez nos gana la intolerancia cotidiana y el olvido.
Los informativos de esta mañana advierten del corte del puente Pueyrredón y por ende el caos en el tránsito. Poco se habla de los muertos: Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. Menos se dice sobre la desinformación, la impunidad de la policía y el contexto político de aquel entonces, que parece lejano pero sólo nos separan menos de una década.
En aquel entonces, Duhalde era el presidente designado por la asamblea legislativa, continuaban los ecos de la peor crisis que, como siempre resuenan más en los sectores populares, mientras para otros los signos de una recuperación económica comenzaban a sentirse. En ese choque de posturas, los piquetes caían mal para muchos y la "gobernabilidad" parece ser que sólo es demostrable mediante la violencia.

Y aquí juega el relato. Desde los medios masivos, por eco, por contagio, se repitió el concepto de la tapa de clarín del día siguiente a la represión: no fue nadie o son daños colaterales, en jerga bélica. "La crisis causó dos nuevas muertes", editorializó el autoproclamado "gran diario argentino" y años más tarde, fue el título de un documental que expone cómo el titular del matutino más vendido del multimedio más grande y poderoso del país, cometió más que un error y que contó con el material del crimen antes del cierre de edición.
Más allá del destino judicial de los efectivos, pocas autocríticas se escucharon desde el cuarto poder, mucho menos acerca de quien/quienes son responsables de la decisión de reprimir y asesinar a dos manifestantes, no por error sino con saña, total impunidad tal como una cacería.

Trailer de "La crisis causó dos nuevas muertes"

Una competencia hacia un lugar desconocido, avances y retrocesos en el camino. Premios y castigos, suerte y destino son las fuerzas a encontrar en el camino.

En el juego de la Oca, la buena fortuna de ir hacia adelante puede cambiar de un momento a otro, pero siempre se da vuelta alrededor de lo mismo. Nihilista, borgeano o infantil, hoy más que nunca no pierde vigencia, sólo que trae mareos y un tanto más de cansancio.
¿O será que es un agujero negro?

Día del Periodista

7 jun. 2008


El 7 de junio de 1810 Mariano Moreno fundó la "Gazeta de Buenos Ayres", primer periódico de la etapa independentista argentina. La Primera Junta indicó por decreto su fundación por ser necesario anunciar al público los actos oficiales y las noticias exteriores y locales. Sus primeros redactores fueron Mariano Moreno, Manuel Belgrano y Juan José Castelli
.

"¿Por qué se han de ocultar a las Provincias sus medidas relativas a solidar su unión, bajo nuevo sistema? ¿Por qué se les ha de tener ignorantes de las noticias prósperas o adversas que manifiesten el sucesivo estado de la Península?... Para el logro de tan justos deseos ha resuelto la Junta que salga a la luz un nuevo periódico semanal, con el título de la Gaceta de Buenos Aires".
MARIANO MORENO
Gaceta de Buenos Aires del 07 de Junio de 1810


“ (...) Me encuentro con mi gran amigo el filósofo oficial del Gobierno, José Empédocles. Tato –me dice-. No es que nosotros estemos en contra del periodismo, pero el periodismo está idiotizando a la gente. De lo único que hablan es de la cotidianeidad. Usted abre un diario y ahí están: el Yomagate, Al Kassar, la contaminación, la corrupción, el cólera, los propóleos. Al final la pequeña cosa cotidiana enmascara los grandes problemas estructurales del país, tales como si estamos o no en el fin de la historia’”.
TATO BORES: Agosto de 1992. Cerca de alejarse de la televisión.

"Yo escribo para quienes no pueden leerme. Los de abajo, los que esperan desde hace siglos en la cola de la historia, no saben leer o no tienen con qué".
EDUARDO GALEANO

“ El periodismo no es un circo para exhibirse, ni un tribunal para juzgar, ni una asesoría para gobernantes ineptos o vacilantes, sino un instrumento de información, una herramienta para pensar, para crear, para ayudar al hombre en su eterno combate por una vida más digna y menos injusta".
TOMAS ELOY MARTINEZ


Que difícil es explicar en pocas palabras que es periodismo, cuándo a menudo vemos como esta a gran distancia de lo consideramos como ideal. De todos modos, ¡feliz día colegas!


Links:
E-blog. Videos del día del periodista

Vivir en Crisis

6 jun. 2008


Otra cadena de mails arriba en mi casilla, pero desde el título ya me desafía: “A ver que pensás vos?”. Típico a sus fines de propagarse por ese universo infinito llamado Internet, intenta parecer importante, urgente, un verdadero asunto de vida o muerte y busca refugio en los miedos más esenciales como perder a un ser querido o sentenciarme a la soledad y/o a la mala suerte. Sus intenciones no las ignoro, pero la curiosidad me gana, abro el mensaje y lo leo…

"La llaman la "crisis del cuarto de vida". Te encuentras a ti mismo desafanandote de la multitud mas que en cualquier otro momento de tu vida. Te empiezas a dar cuenta de que hay un monton de cosas sobre ti de las que no sabias y que quizàs no te gusten. Te empiezas a sentir inseguro y te preguntas donde estaràs en un año dos, pero luego te asustas al darte cuenta que apenas sabes donde estas ahorita. Te empiezas a dar cuenta que algunas personas son egoìtas y que a lo mejor, esos amigos que crees cercanos no son exactamente las mejores personas que has conocido y que la gente con las que has perdido contacto resultan ser amigos de los mas importantes para ti. De lo que no te das cuenta es que algunos de los amigos de los que te has alejado se estàn dando cuenta de lo mismo y que la mayorìa de ellos no son malos o deshonestos realmente, pero estàn tan confundidos como tu. Ves tu trabajo y quizàs no este ni un poco cerca a lo que pensabas que estarìas haciendo, o quizàs estès buscando algùn trabajo y piensas que tienes que comenzar desde abajo y te da un poco de miedo. Y extrañas la comodidad de la escuela, de los grupos, de socializar con la misma gente de forma constante. Pero te empiezas a dar cuenta que mientras algunos eran verdaderos amigos, otros no eran tan especiales despuès de todo. Te empiezas a entender a ti mismo y sobre lo que quieres y lo que no. Tus opiniones se vuelven mas fuertes. Ves lo que los demàs estàn haciendo y te encuentras a ti mismo juzgando un poco mas de lo usual porque de repente tienes ciertos lazos en tu vida y adicionas cosas a tu lista de lo que es aceptable y de lo que no lo es. Te sientes seguro y luego inseguro. Rìes y lloras con la mas grande fuerza de tu vida. A veces te sientes genial e invencible y otras, solo, con miedo y confundido. De repente el cambio es el enemigo y tratas de aferrarte al pasado, pero pronto te das cuenta que el pasado cada vez se aleja mas y mas y que no hay mas que hacer que quedarte donde estas o seguir avanzando. Te rompen el corazòn y te preguntas como alguien a quien amaste tanto te pudo hacer tanto daño. O quizàs te acuestes por las noches y te preguntes por que es que no puedes conocer a alguien lo suficientemente interesante como para querer conocerlo mejor. Los ligues y las citas de una noche te empiezan a parecer baratos y emborracharte y actuar como un idiota empieza a parecerte verdaderamente estùpido. Y pareciera como si todos los que conoces empiezan a casarse, y quizàs tu tambièn ames realmente a alguien tambièn, pero simplemente no estas seguro si estas listo para comprometerte por el resto de tu vida aun. Atraviesas por las mismas emociones y preguntas una y otra vez, y hablas con tus amigos sobre los mismos temas simplemente porque no terminas de tomar una decision. Te preocupas por prestamos, dinero, el futuro y por hacer una vida para ti. Y mientras ganar la carrera seria grandioso, ahorita tan solo quisieras estar compitiendo en ella. Lo que puede que no te des cuenta es que todos lo que estamos leyendo esto nos identificamos con ello. Somos nuestros mejores momentos y nuestros peores momentos, tratando de descifrar esto lo mejor que podemos.

Al identificarme con el grupo de edad, me digo en color esperanza, en algún momento aparecerán las cosas más claras. Pero leo un artículo de La Nación sobre un estudio de la Universidad de Warwick, en el Reino Unido (tampoco confío en la veracidad de estas investigaciones que nunca faltan en los matutinos) que reveló que “Se es más vulnerable a sufrir depresión entre los 40 y 45 años” porque es el momento para preguntarse si realmente si alcanzó lo que uno alguna vez soñó. Ante el balance negativo, sobreviene la depresión, de acuerdo con los resultados del test basado en datos de más de ochenta países.

Me escudó en la idea de que los 30 son más prometedores y que, quizás en este lado del mundo las cosas lleguen con atraso y ya el cambio climático haya hecho de las suyas como para evitar pasar por ese momento de la vida. Sin embargo, en una subnota de aquella noticia que sentencia que en Argentina son cada vez más jóvenes, quienes consultan por algún síntoma relacionado a ese trastorno. Y resulta un hito en esta generación, la crisis social del 2001, donde el desmoronamiento de cada institución, que parecía regular nuestras existencias, se hizo carne y así quedamos.

Vuelvo a pensar en el forward y cómo caí nuevamente, en sus garras para hacer lo que me pedía: pensar. Más allá de estar de acuerdo con su descripción, me dejo preguntas que pueden resumirse en “y ahora, ¿para qué lado agarramos?” y mi demonio sarcástico me contestó que “si hubieses nacido, por ejemplo, a principios de siglo XX, tu vida estaría reducida a parir hasta que no te de más el cuerpo, sin ningún tipo de derecho e identidad por fuera de tu matrimonio eterno y no se te permitiría preguntarte estas cosas. A vos te tocaron estos tiempos…¡es la posmodernidad, mi amor!”.