El color de las palabras

30 abr. 2008

Recomendación:

Es interesante la propuesta de Página 12 de incluir una sección todos los lunes sobre análisis de discursos a cargo de Sandra Russo (cuyos algunos de sus artículos están en la lista de recomendaciones). Ahora que esta tan en boga, los mensajes, los relatos y el cómo se dice (es ya una cuestión de Estado), en "Mitologías", denominación tomada de la obra de Roland Barthes, se pretende cruzar columnas de periodistas y especialistas acerca de los discursos sociales. Revelando que las palabras están lejos de ser neutras, este diario presenta un aporte a elucubrar esas "operaciones de significado intencional", puntualizaba el intelectual francés. Algo distinto para leer en los grises matutinos.

Y finalmente fue Lola

Con un desenlace previsible, Lalola llegó a resolver el conflicto de género de la protagonista, Carla Peterson, para optar quedarse con Facundo (Luciano Castro). Más allá de los guiños a las ficciones infantiles con los hechizos, las brujas y el zapato que encuentra el príncipe, esta serie significó todo un refresco en la pantalla chica.

Con estereotipos y una solapada reflexión acerca de la soledad y el éxito por estos tiempos, Lalola se focalizó en el ambiente laboral, con las turbulencias en los sentimientos y en la competencia más cruda. Si despertar en el cuerpo del sexo opuesto no es demasiado conflicto, el programa expuso, en clave humorística, las miserias y las virtudes de los integrantes de la revista High Five.

Sin embargo, considero que el engranaje más eficaz fue el elenco y el guión. Si Lola fue la incertidumbre y el desafío de darle el sentir masculino a un cuerpo de mujer, Aguirre (Luis Ziembrosky) fue el núcleo de las escenas más delirantes, alcanzando el sin sentido. Luego, Gastón Saks (Rafael Ferro) fue la envidia y el vacío, en función de un espejo del embrujado Ramiro Lalo Padilla (Juan Gil Navarro/ Carla Peterson). El abánico fue amplio con los tonos de Julia (Violeta Urtizberea), Pato y Soledad (Lola Berthet), el galán, la malvada Natalia (Agustina Lecouna, sacando brilló propio a su nombre) y las participaciones de la "concheta" Carola (Reina Reech) y de Teo Williams (Pedro Cedrón).



Entre el elenco, un lugar destacado fue el Grace (Muriel Santa Ana), ya que combinó tres facetas con una mirada omniciente mayor a los protagonistas: la narradora, la amiga confidente de Lola y la que estaba enamorada de su mejor amigo, Lalo. De algún modo, Grace como un "Pepe Grillo" de la heroína ya que le aportaba una dosis de "sentido común" y ella sabía su secreto desde el principio.

Este producto de la industria cultural nacional logró cosechar premios y buenas críticas por sus actuaciones, guiones y también por su estética. En cuanto a planos y edición, predomino el movimiento constante que resulta inevitable recordarnos a la serie británica The Office. Asimismo, junto a una temática universal el producto se vendió como formato y como lata en muchos países, de la mano de Dori Media (su productora junto a Underground, de Sebastián Ortega) el "exportador de telenovelas argentinas".

Pero no todo es tan impecable, los números forzaron a la tira a más capítulos, tomando giros inesperados e innecesarios que paradójicamente trajo una baja en el rating local. Incluso se repitieron episodios para cubrir el conflicto nacional entre actores y productoras que frenaron las grabaciones. Más allá de todo esto, es necesario rescatar una historia bien contada que expuso a un target a sus interrogantes cotidianos.

Viaje al centro de la Tierra (*)

15 abr. 2008

Si todo es blanco y negro, a veces es difícil distinguir los grises, mas cuando no lo hay.

*Actualización
Gracias al aporte de los lectores, en Niceforo hicieron un excelente editorial.

Enseñar la lucha

4 abr. 2008

A 26 años de la Guerra de Malvinas

2 abr. 2008

Una de las tantas heridas de la última Dictadura Militar, es esta fecha, estos muertos, estos olvidados...
Hay datos que destacar del hoy:

  • Los hijos de los ex combatientes ya tienen la edad (entre 17 y veintitantos) en la que sus padres fueron enviados al Sur con un fusil.
  • El cementerio donde descansan los caídos argentinos esta abandonado, aunque hace años esta bajo el cuidado de nuestro Estado.
  • En el comienzo de este año, se aumentaron pensiones e indemnizaciones a los sobrevivientes.
  • De trío de desquiciados que tuvieron decisiones importantes en aquel momento, sólo Margaret Thacher sigue con vida y con honores (Galtieri y Pinochet bajo tierra).

Mahoma sin caricaturas

En 2005, Kart Westergaard publicó en el diario de Dinamarca Jyllands Posten, caricaturas de Mahoma que generaron fuertes críticas de los islámicos fundamentalistas. A raíz del escándalo, se prohibieron imágenes de todo tipo que representen el rostro de tal deidad, ya que su escritura sagrada así lo establece. Los medios pidieron disculpas y en nombre de la tolerancia por las diversas creencias religiosas.

Ayer, en la Plaza de Mayo, la presidenta Cristina nuevamente crítico a los medios (que no esta mal que lo haga, esta en todo su derecho) por criticarla, qué paradoja, más si tenemos en cuenta que era el acto por el "diálogo y en defensa de un gobierno popular y democrático". Lo más llamativo fue que la primera mandataria calificó de "mensaje cuasimafioso" a una caricatura de Sábat publicada ayer en Clarín.

"Hoy pude ver en un diario, donde colocan mi caricatura, donde tenía una venda cruzada en la boca, en un mensaje cuasimafioso. ¿Qué es lo que no puedo decir, qué es lo que no puedo hablar al pueblo argentino?", desafió Cristina.


En todo el discurso, predomino una suerte de generar el antagonismo de "ellos y nosotros", los golpistas, gorilas y los peronistas, los trabajadores, los kirchneristas. Pero para Fernández de Kirchner son los medios, los que dividen al pueblo.

Mas entre los extremos hay mucha gente que ni es golpista, ni de derecha pero es critica porque considera que se pueden mejorar las medidas, los modos y los tonos.

Hay mucha paranoia en el mensaje. Que una decisión no tenga el apoyo popular, no significa que se quiere "voltear" al gobierno. Por otra parte, desde que existen los diarios y la prensa en todas sus formas, hay ideología, hay interpretación del mundo desde una determinada mirada y no esta mal. Todos tienen su derecho.

Ahora que sabemos que Hermenegildo Sábat es un golpista, suena extraño que en 1988 recibiera el premio María Moors Cabot, en Estados Unidos por sus dibujos durante la dictadura militar, y que en 2004 Gabriel García Márquez le entregara el galardón de la Fundación Nuevo Periodismo por su "conducta intachable ante el poder". Es muy raro, quizás hasta Gabo sea parte de esta conspiración.