Buena imagen para el plazo fijo

31 mar. 2008

Hay cosas que no dejan de sorprenderme, especialmente en lo que pasa en publicidad. El Banco Hipotecario lanzó una pieza que puede causar mucha gracia pero que es inevitable preguntarse como cambió el sentido de un concepto, que en la post crisis 2001 sonaba a mala palabra: el plazo fijo.

Las cacerolas replicaban que no había más confianza a los bancos, no más depósitos. Para quienes perdieron sus ahorros, tanto como para tenían créditos en dólares, no faltaron los lamentos. Claro, las víctimas eran en general pequeños ahorristas o deudores que pretendían acceder a la casa propia o hacer modificaciones en la misma.

Sin embargo, el tiempo pasa y todo cambia. Cada campaña publicitaria es reflexivamente planificada, o al menos es un requisito profesional, a partir de sondeos, focus group y otro tipo de análisis, para evaluar el lenguaje visual y verbal.

En esta pieza, que podrán ver más abajo, hay un lugar preponderante al "Plazo fijo", acompañado por un plano de igual característica. Y su repetición durante todo el spot, funciona con una meta nemotécnica. Se vincula a esta inversión a un estado anímico feliz y quizás, lo más molesto sea la explicación en off de qué es un plazo fijo, como si el target al que se dirige no tenga idea de que se trata. Ni hablemos de la canción "what is love" que dice "Oh baby, don't hurt me, Don't hurt me no more..".Es un cambio de imagen con mucha promesa y buen marketing.


Una lectura Europea

29 mar. 2008

Mucho se habló en estos quince días acerca del paro agropecuario, de la posición del Gobierno, de los discursos de Cristina, de los cacerolazos, de los incidentes, de D'Elia, del desabastecimiento, de los precios, de los piquetes, etc.

Pero el mejor editorial salió en la última edición de Revista Barcelona:

Les recomiendo su sitio web.

A 31 años de la desaparición de Walsh

25 mar. 2008


"1. La censura de prensa, la persecución a intelectuales, el allanamiento de mi casa en el Tigre, el asesinato de amigos queridos y la pérdida de una hija que murió combatiéndolos, son algunos de los hechos que me obligan a esta forma de expresión clandestina después de haber opinado libremente como escritor y periodista durante casi treinta años.

El primer aniversario de esta Junta Militar ha motivado un balance de la acción de gobierno en documentos y discursos oficiales, donde lo que ustedes llaman aciertos son errores, los que reconocen como errores son crímenes y lo que omiten son calamidades.

El 24 de marzo de 1976 derrocaron ustedes a un gobierno del que formaban parte, a cuyo desprestigio contribuyeron como ejecutores de su política represiva, y cuyo término estaba señalado por elecciones convocadas para nueve meses más tarde. En esa perspectiva lo que ustedes liquidaron no fue el mandato transitorio de Isabel Martínez sino la posibilidad de un proceso democrático donde el pueblo remediara males que ustedes continuaron y agravaron.

Ilegítimo en su origen, el gobierno que ustedes ejercen pudo legitimarse en los hechos recuperando el programa en que coincidieron en las elecciones de 1973 el ochenta por ciento de los argentinos y que sigue en pie como expresión objetiva de la voluntad del pueblo, único significado posible de ese "ser nacional" que ustedes invocan tan a menudo.

Invirtiendo ese camino han restaurado ustedes la corriente de ideas e intereses de minorías derrotadas que traban el desarrollo de las fuerzas productivtas, explotan al pueblo y disgregan la Nación. Una política semejante sólo puede imponerse transitoriamente prohibiendo los partidos, interviniendo los sindicatos, amordazando la prensa e implantando el terror más profundo que ha conocido la sociedad argentina.

2. Quince mil desaparecidos, diez mil presos, cuatro mil muertos, decenas de miles de desterrados son la cifra desnuda de ese terror.

Colmadas las cárceles ordinarias, crearon ustedes en las principales guarniciones del país virtuales campos de concentración donde no entra ningún juez, abogado, periodista, observador internacional. El secreto militar de los procedimientos, invocado como necesidad de la investigación, convierte a la mayoría de las detenciones en secuestros que permiten la tortura sin límite y el fusilamiento sin juicio (1).

Más de siete mil recursos de hábeas corpus han sido contestados negativamente este último año. En otros miles de casos de desaparición el recurso ni siquiera se ha presentado porque se conoce de antemano su inutilidad o porque no se encuentra abogado que ose presentarlo después que los cincuenta o sesenta que lo hacían fueron a su turno secuestrados.

De este modo han despojado ustedes a la tortura de su límite en el tiempo. Como el detenido no existe, no hay posibilidad de presentarlo al juez en diez días según manda un ley que fue respetada aún en las cumbres represivas de anteriores dictaduras.

La falta de límite en el tiempo ha sido complementada con la falta de límite en los métodos, retrocediendo a épocas en que se operó directamente sobre las articulaciones y las vísceras de las víctimas, ahora con auxiliares quirúrgicos y farmacológicos de que no dispusieron los antiguos verdugos. El potro, el torno, el despellejamiento en vida, la sierra de los inquisidores medievales reaparecen en los testimonios junto con la picana y el "submarino", el soplete de las actualizaciones contemporáneas (2).

Mediante sucesivas concesiones al supuesto de que el fin de exterminar a la guerilla justifica todos los medios que usan, han llegado ustedes a la tortura absoluta, intemporal, metafísica en la medida que el fin original de obtener información se extravía en las mentes perturbadas que la administran para ceder al impulso de machacar la sustancia humana hasta quebrarla y hacerle perder la dignidad que perdió el verdugo, que ustedes mismos han perdido.

3. La negativa de esa Junta a publicar los nombres de los prisioneros es asimismo la cobertura de una sistemática ejecución de rehenes en lugares descampados y horas de la madrugada con el pretexto de fraguados combates e imaginarias tentativas de fuga.

Extremistas que panfletean el campo, pintan acequias o se amontonan de a diez en vehículos que se incendian son los estereotipos de un libreto que no está hecho para ser creído sino para burlar la reacción internacional ante ejecuciones en regla mientras en lo interno se subraya el carácter de represalias desatadas en los mismos lugares y en fecha inmediata a las acciones guerrilleras.

Setenta fusilados tras la bomba en Seguridad Federal, 55 en respuesta a la voladura del Departamento de Policía de La Plata, 30 por el atentado en el Ministerio de Defensa, 40 en la Masacre del Año Nuevo que siguió a la muerte del coronel Castellanos, 19 tras la explosión que destruyó la comisaría de Ciudadela forman parte de 1.200 ejecuciones en 300 supuestos combates donde el oponente no tuvo heridos y las fuerzas a su mando no tuvieron muertos.

Depositarios de una culpa colectiva abolida en las normas civilizadas de justicia,incapaces de influir en la política que dicta los hechos por los cuales son represaliados, muchos de esos rehenes son delegados sindicales, intelectuales, familiares de guerrilleros, opositores no armados, simples sospechosos a los que se mata para equilibrar la balanza de las bajas según la doctrina extranjera de "cuenta-cadáveres" que usaron los SS en los países ocupados y los invasores en Vietnam.

El remate de guerrilleros heridos o capturados en combates reales es asimismo una evidencia que surge de los comunicados militares que en un año atribuyeron a la guerrilla 600 muertos y sólo 10 ó 15 heridos, proporción desconocida en los más encarnizados conflictos. Esta impresión es confirmada por un muestreo periodístico de circulación clandestina que revela que entre el 18 de diciembre de 1976 y el 3 de febrero de 1977, en 40 acciones reales, las fuerzas legales tuvieron 23 muertos y 40 heridos, y la guerrilla 63 muertos (3).

Más de cien procesados han sido igualmente abatidos en tentativas de fuga cuyo relato oficial tampoco está destinado a que alguien lo crea sino a prevenir a la guerrilla y Ios partidos de que aún los presos reconocidos son la reserva estratégica de las represalias de que disponen los Comandantes de Cuerpo según la marcha de los combates, la conveniencia didáctica o el humor del momento.

Así ha ganado sus laureles el general Benjamín Menéndez, jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, antes del 24 de marzo con el asesinato de Marcos Osatinsky, detenido en Córdoba, después con la muerte de Hugo Vaca Narvaja y otros cincuenta prisioneros en variadas aplicaciones de la ley de fuga ejecutadas sin piedad y narradas sin pudor (4).

El asesinato de Dardo Cabo, detenido en abril de 1975, fusilado el 6 de enero de 1977 con otros siete prisioneros en jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército que manda el general Suárez Masson, revela que estos episodios no son desbordes de algunos centuriones alucinados sino la política misma que ustedes planifican en sus estados mayores, discuten en sus reuniones de gabinete, imponen como comandantes en jefe de las 3 Armas y aprueban como miembros de la Junta de Gobierno.

4. Entre mil quinientas y tres mil personas han sido masacradas en secreto después que ustedes prohibieron informar sobre hallazgos de cadáveres que en algunos casos han trascendido, sin embargo, por afectar a otros países, por su magnitud genocida o por el espanto provocado entre sus propias fuerzas (5).

Veinticinco cuerpos mutilados afloraron entre marzo y octubre de 1976 en las costas uruguayas, pequeña parte quizás del cargamento de torturados hasta la muerte en la Escuela de Mecánica de la Armada, fondeados en el Río de la Plata por buques de esa fuerza, incluyendo el chico de 15 años, Floreal Avellaneda, atado de pies y manos, "con lastimaduras en la región anal y fracturas visibles" según su autopsia.

Un verdadero cementerio lacustre descubrió en agosto de 1976 un vecino que buceaba en el Lago San Roque de Córdoba, acudió a la comisaría donde no le recibieron la denuncia y escribió a los diarios que no la publicaron (6).

Treinta y cuatro cadáveres en Buenos Aires entre el 3 y el 9 de abril de 1976, ocho en San Telmo el 4 de julio, diez en el Río Luján el 9 de octubre, sirven de marco a las masacres del 20 de agosto que apilaron 30 muertos a 15 kilómetros de Campo de Mayo y 17 en Lomas de Zamora.

En esos enunciados se agota la ficción de bandas de derecha, presuntas herederas de las 3 A de López Rega, capaces de atravesar la mayor guarnición del país en camiones militares, de alfombrar de muertos el Río de la Plata o de arrojar prisioneros al mar desde los transportes de la Primera Brigada Aérea (7), sin que se enteren el general Videla, el almirante Massera o el brigadier Agosti. Las 3 A son hoy las 3 Armas, y la Junta que ustedes presiden no es el fiel de la balanza entre "violencias de distintos signos" ni el árbitro justo entre "dos terrorismos", sino la fuente misma del terror que ha perdido el rumbo y sólo puede balbucear el discurso de la muerte (8).

La misma continuidad histórica liga el asesinato del general Carlos Prats, durante el anterior gobierno, con el secuestro y muerte del general Juan José Torres, Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruíz y decenas de asilados en quienes se ha querido asesinar la posibilidad de procesos democráticos en Chile, Boliva y Uruguay (9).

La segura participación en esos crímenes del Departamento de Asuntos Extranjeros de la Policía Federal, conducido por oficiales becados de la CIA a través de la AID, como los comisarios Juan Gattei y Antonio Gettor, sometidos ellos mismos a la autoridad de Mr. Gardener Hathaway, Station Chief de la CIA en Argentina, es semillero de futuras revelaciones como las que hoy sacuden a la comunidad internacional que no han de agotarse siquiera cuando se esclarezcan el papel de esa agencia y de altos jefes del Ejército, encabezados por el general Menéndez, en la creación de la Logia Libertadores de América, que reemplazó a las 3 A hasta que su papel global fue asumido por esa Junta en nombre de las 3 Armas.

Este cuadro de exterminio no excluye siquiera el arreglo personal de cuentas como el asesinato del capitán Horacio Gándara, quien desde hace una década investigaba los negociados de altos jefes de la Marina, o del periodista de "Prensa Libre" Horacio Novillo apuñalado y calcinado, después que ese diario denunció las conexiones del ministro Martínez de Hoz con monopolios internacionales.

A la luz de estos episodios cobra su significado final la definición de la guerra pronunciada por uno de sus jefes: "La lucha que libramos no reconoce límites morales ni naturales, se realiza más allá del bien y del mal" (10).

5. Estos hechos, que sacuden la conciencia del mundo civilizado, no son sin embargo los que mayores sufrimientos han traído al pueblo argentino ni las peores violaciones de los derechos humanos en que ustedes incurren. En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada.

En un año han reducido ustedes el salario real de los trabajadores al 40%, disminuido su participación en el ingreso nacional al 30%, elevado de 6 a 18 horas la jornada de labor que necesita un obrero para pagar la canasta familiar (11), resucitando así formas de trabajo forzado que no persisten ni en los últimos reductos coloniales. Congelando salarios a culatazos mientras los precios suben en las puntas de las bayonetas, aboliendo toda forma de reclamación colectiva, prohibiendo asambleas y comisioncs internas, alargando horarios, elevando la desocupación al récord del 9% (12) prometiendo aumentarla con 300.000 nuevos despidos, han retrotraído las relaciones de producción a los comienzos de la era industrial, y cuando los trabajadores han querido protestar los han calificados de subversivos, secuestrando cuerpos enteros de delegados que en algunos casos aparecieron muertos, y en otros no aparecieron (13).

Los resultados de esa política han sido fulminantes. En este primer año de gobierno el consumo de alimentos ha disminuido el 40%, el de ropa más del 50%, el de medicinas ha desaparecido prácticamente en las capas populares. Ya hay zonas del Gran Buenos Aires donde la mortalidad infantil supera el 30%, cifra que nos iguala con Rhodesia, Dahomey o las Guayanas; enfermedades como la diarrea estival, las parasitosis y hasta la rabia en que las cifras trepan hacia marcas mundiales o las superan. Como si esas fueran metas deseadas y buscadas, han reducido ustedes el presupuesto de la salud pública a menos de un tercio de los gastos militares, suprimiendo hasta los hospitales gratuitos mientras centenares de médicos, profesionales y técnicos se suman al éxodo provocado por el terror, los bajos sueldos o la "racionalización".

Basta andar unas horas por el Gran Buenos Aires para comprobar la rapidez con que semejante política la convirtió en una villa miseria de diez millones de habitantes. Ciudades a media luz, barrios enteros sin agua porque las industrias monopólicas saquean las napas subtérráneas, millares de cuadras convertidas en un solo bache porque ustedes sólo pavimentan los barrios militares y adornan la Plaza de Mayo , el río más grande del mundo contaminado en todas sus playas porque los socios del ministro Martínez de Hoz arrojan en él sus residuos industriales, y la única medida de gobierno que ustedes han tomado es prohibir a la gente que se bañe.

Tampoco en las metas abstractas de la economía, a las que suelen llamar "el país", han sido ustedes más afortutunados. Un descenso del producto bruto que orilla el 3%, una deuda exterior que alcanza a 600 dólares por habitante, una inflación anual del 400%, un aumento del circulante que en solo una semana de diciembre llegó al 9%, una baja del 13% en la inversión externa constituyen también marcas mundiales, raro fruto de la fría deliberación y la cruda inepcia.

Mientras todas las funciones creadoras y protectoras del Estado se atrofian hasta disolverse en la pura anemia, una sola crece y se vuelve autónoma. Mil ochocientos millones de dólares que equivalen a la mitad de las exportaciones argentinas presupuestados para Seguridad y Defensa en 1977, cuatro mil nuevas plazas de agentes en la Policía Federal, doce mil en la provincia de Buenos Aires con sueldos que duplican el de un obrero industrial y triplican el de un director de escuela, mientras en secreto se elevan los propios sueldos militares a partir de febrero en un 120%, prueban que no hay congelación ni desocupación en el reino de la tortura y de la muerte, único campo de la actividad argentina donde el producto crece y donde la cotización por guerrillero abatido sube más rápido que el dólar.

6. Dictada por el Fondo Monetario Internacional según una receta que se aplica indistintamente al Zaire o a Chile, a Uruguay o Indonesia, la política económica de esa Junta sólo reconoce como beneficiarios a la vieja oligarquía ganadera, la nueva oligarquía especuladora y un grupo selecto de monopolios internacionales encabezados por la ITT, la Esso, las automotrices, la U.S.Steel, la Siemens, al que están ligados personalmente el ministro Martínez de Hoz y todos los miembros de su gabinete.

Un aumento del 722% en los precios de la producción animal en 1976 define la magnitud de la restauración oligárquica emprendida por Martínez de Hoz en consonancia con el credo de la Sociedad Rural expuesto por su presidente Celedonio Pereda: "Llena de asombro que ciertos grupos pequeños pero activos sigan insistiendo en que los alimentos deben ser baratos" (14).

El espectáculo de una Bolsa de Comercio donde en una semana ha sido posible para algunos ganar sin trabajar el cien y el doscientos por ciento, donde hay empresas que de la noche a la mañana duplicaron su capital sin producir más que antes, la rueda loca de la especulación en dólares, letras, valores ajustables, la usura simple que ya calcula el interés por hora, son hechos bien curiosos bajo un gobierno que venía a acabar con el "festín de los corruptos".

Desnacionalizando bancos se ponen el ahorro y el crédito nacional en manos de la banca extranjera, indemnizando a la ITT y a la Siemens se premia a empresas que estafaron al Estado, devolviendo las bocas de expendio se aumentan las ganancias de la Shell y la Esso, rebajando los aranceles aduaneros se crean empleos en Hong Kong o Singapur y desocupación en la Argentina. Frente al conjunto de esos hechos cabe preguntarse quiénes son los apátridas de los comunicados oficiales, dónde están los mercenarios al servicio de intereses foráneos, cuál es la ideologia que amenaza al ser nacional.

Si una propaganda abrumadora, reflejo deforme de hechos malvados no pretendiera que esa Junta procura la paz, que el general Videla defiende los derechos humanos o que el almirante Massera ama la vida, aún cabría pedir a los señores Comandantes en Jefe de las 3 Armas que meditaran sobre el abismo al que conducen al país tras la ilusión de ganar una guerra que, aún si mataran al último guerrillero, no haría más que empezar bajo nuevas formas, porque las causas que hace más de veinte años mueven la resistencia del pueblo argentino no estarán dcsaparecidas sino agravadas por el recuerdo del estrago causado y la revelación de las atrocidades cometidas. Estas son las reflexiones que en el primer aniversario de su infausto gobierno he querido hacer llegar a los miembros de esa Junta, sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles".

Buenos Aires, 24 de marzo de 1977

Nunca Más

24 mar. 2008

A veces no decir mucho, expresa más. Hoy debemos recordar porque "Nunca más", así entre el luto y la sangre derramada.

Tintas alborotadas

16 mar. 2008

Este marzo llegó con novedades en el ámbito del periodismo gráfico impulsado por la publicación de Crítica de la Argentina, dirigido por Jorge Lanata. No resultó indiferente para el resto de los matutinos que recurrieron a cambiar y ofrecerle algo más al lector que noticias. La competencia se volvió feroz.

El lanzamiento del nuevo diario generó expectativas especialmente porque el escritor y periodista, Martín Caparrós fue uno de lo más críticos del contenido de los medios gráficos, en esta era donde reina la instantaneidad y hoy, él esta frente a una publicación ¿Por qué cada vez la gente lee menos diarios? ¿Es necesario comprar el diario para informarse? ¿Es la muerte del papel? Resuenan temerosos ecos.

La figura de la utopía para representar la salida de Crítica, ante los diagnósticos que hablan del triunfo de Internet, fue elegida para el documental de “El último diario de papel”, que relató los preparativos del emprendimiento donde los miedos, el desafío de hacer algo nuevo y la experiencia se conjugaron para formar un elenco efectivo.

Dado que Crítica no tiene ni siquiera un mes de edad, no es oportuno evaluar si Caparrós y Lanata llevaron a cabo el viraje en el tratamiento de la noticia y en lo que un diario puede ofrecer. Por el momento, son destacable los informes y las investigaciones que le permite armar su propia agenda (algo difícil de observar por estos tiempos en los diferentes medios) y el enfoque de la sección “Cultura” que incluye todo (hasta lo que pasa en los blogs). En cuanto a diseño, la tapa tiene claras reminiscencias de Página 12 (del mismo fundador) con gran presencia de imagen, juego en el titular principal acompañado por no más de otros siete títulos; y en el interior, hay mucho diseño de revista, con fotos no tan documentales pero efectivas y espacio de blancos. Promete.

Simultáneamente, se puede consultar Crítica Digital que resume los principales títulos de la edición impresa y actualiza, pero no más que eso. En pos de la subjetividad, hay links a blogs de periodistas del diario y una gran trasgresión que es incluir al final cómo se arma el ejemplar de mañana, esto es mostrar como se diagraman las secciones y adelantar temas. Esta inclusión es al menos ruidosa parece mostrar mucha seguridad acerca de la competencia y también genera misterio las “bombas” que prometen desde la redacción.

Para quienes disfrutamos de leer el diario y mirar estos detalles de diagramación, diseño y demás, hay un lindo premio: a partir de las 14, se puede bajar una versión en pdf del diario. Quizás no es lo más cómodo, pero obliga a quienes deseen ver toda la nota a simular estar frente al papel y de ese modo inconsciente, adaptarse al estilo que propone Crítica.

Estrategias

Hubo cambios, ofertas, regalos en el resto de los matutinos. Veamos algunos ejemplos:

Clarín

Salió con el cuchillo entre los dientes, con mucha publicidad en tv para resaltar los premios internacionales a su “excelencia periodística” (me reservo los comentarios, vean “La crisis produjo dos nuevas muertes” y luego me cuentan), el lanzamiento de una colección homenaje a la figuras del espectáculo argentino y de la historia de las mujeres en las obras de arte. Prometió más crónicas e informes especiales como Gustavo Sierra en la Antártida.

Página 12

Renovó diseño, sacó los grises de la tapa y los titulares secundarios imitan a los hipervínculos de la Web por su color celeste. También anuncia un nuevo suplemento para el próximo viernes 21: Soy dirigido a las minorías sexuales. Ah, detalle si leen el institucional, donde esta la historia de este diario, en la Web nunca se menciona a Lanata.

Perfil

Es el que más perdió de su staff dado que muchos ahora estan con Lanata. Continúa con sus dos ediciones semanales: sábado y domingo. Y fue el único que saludo al nuevo competidor con una contratapa a cargo del director Fontevecchia.

Crítica propuso no regalar libros a cada lector sino proponer búsquedas en la ciudad de un ejemplar determinado. Del éxito de la iniciativa, me permito dudar pero no de la ocurrencia.

La pregunta que surge es: ¿quién tuvo mayor venta? Pues habrá que esperar hasta el mes de abril con las mediciones oficiales (ojo no las del INDEK y sin el “minuto a minuto”).

Otra vez, Diógenes y el linyera se sintieron solos

13 mar. 2008



Con un día de atraso (fallas técnicas), le rindó este humilde homenaje a quien me hizo reír mucho desde hace bastantes años: Jorge Guinzburg.

Admiro su trayectoria y por eso lamento tanto su partida tan temprana. Hubo quienes se eneojaron por el silencio de la prensa y de él por no revelar la gravedad de su enfermedad, pero yo les diría que al menos respetemos una cuestión tan íntima como esperar la muerte, hay que estar en el lugar de cada uno. A mi me pareció muy sabía su decisión de mantener el secreto que en su aspecto era explícita.

Me resulta inevitable pensar en Tato, Olmedo, Fontanarrosa y Castelo como despedidas prematuras a mentes brillantes. Por eso los extrañamos.

GRACIAS JORGE!!!


En contra de la glocalización

11 mar. 2008

En contra de un escepticismo hacia lo que puede ofrecer de nuevo la televisión, resulta sorprendente el informe especial que hizo Televisión Registrada (TVR) respecto de la violencia en Colombia. Desde la forma, innovó con una nota de 11 minutos (si, suelen decir que el tiempo es tirano) que mostró distintas perspectivas: las FARC, los paramilitares, los familiares de los secuestrados y del pueblo. Mientras que desde el contenido, incorporó lo que muchos le critican: generan material propio y no editar lo ajeno. Fundamentalmente, puso la mirada en Latinoamérica, algo también poco usual.


Richard Kapuscinski decía acerca de nuestra época que resulta contradictorio como en la llamada era de la globalización, la sección internacionales cada vez tiene menos espacio en los diarios y menos minutos en la tv. Por eso, el informe de Tvr es revelador. El programa salió de la "Glocalización", término acuñado por Juan Pablo Feinmann, acerca de que la universalización de la mirada de Occidente, reinada por Estados Unidos y editorializó, eso si sin tomar posición con respecto a los actores, sino tendiendo hacia la paz en la región y en mostrar que nadie es un santo.