Marketing de la Igualdad

30 dic. 2008

Es noticia ver a John Lennon en un nuevo comercial predicando por la igualdad. Es noticia, la victoria de la tecnología por burlar la muerte y hacer borar toda coordenada de tiempo y espacio. Es noticia, cómo hay luchas que resisten el paso de los años sin oxidarse, como lo es la infancia desprotegida, la humanidad misma. Todo es noticia.

Incluso, es sorprendente cómo en la mayoría de los medios esto es visto con optimismo el mensaje de la campaña OLPC "Una laptop para cada chico" que busca terminar con la desigualdad e incluír a los niños más necesitados al mundo cibernético. Quizás la sonrisa ante el spot sea la presencia de Lennon con sus claras palabras, pero se olvida cuestionar si con una computadora alcanzamos la tan deseada igualdad al acceso al conocimiento.

"Change the world", exhorta Lennon y la campaña que lleva su imagen, con la debida autorización de su viuda, Yoko Ono. Pero, ¿tener una pc puede realmente cambiar el mundo? El proyecto OLPC surgió del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), que consiste en producir laptops a un costo menor de los 200 dólares, alimentadas con energía solar y distribuirlas "entre los chicos más pobres del mundo".

Ahora parece ser que tener o no tener una computadora limita a quienes son pobres o no. Si queremos que un chico pueda aprender (perdón, por la verdad de perogrullo) necesita comer, acceso a la salud, afecto, contención y educación básica. Esto es tan elemental cómo para que después pueda usar acceder a las maravillas de Internet. Es más que saber leer y escribir porque exponerse a la Red de redes implica otras tareas cognitivas y culturales, como seleccionar contenidos y fundamentalmente, tener la capacidad crítica al recibir discursos.

Lejos estamos de "cambiar el mundo" si no hay incentivos a la mente de cada individuo. Con la laptop aseguramos el acceso, pero ¿después qué? La mayoría de los contenidos de Internet tienen como cuna a los países más desarrollados, a quienes detentan el poder, a quienes con el entretenimiento y el consumismo impiden la igualdad (otra verdad de perogrullo). Este proyecto, en todo caso, busca extender el target que accede a la tecnología, mediante sus artefactos difunde el pensamiento único y al fin y al cabo, nada cambia.

Sin duda, la campaña es buena, tiene un buen fin tiene un bajo costo y cuida al medio ambiente, pero es mentiroso decir que con una laptop para cada chico cambiamos el mundo. Con la presencia de John Lennon sólo se desvía la discusión acerca de la igualdad y del compromiso con el futuro. Lamentablemente, logró este resultado.

El poder de la limpieza

27 dic. 2008

Quienes suelen leer este blog, sabrán que la preocupación por la violencia y el humor siempre están presentes. En especial, las publicidades dan mucho para pensar y por que no, reírse de sus formatos repetidos hasta la indiferencia del televidente (por ende, su ineficacia para vender). Esta vez, quiero compartir un sketch de "Peter Serafinowicz Show", un programa de humor inglés con imitaciones y parodias acerca de la televisión.

Por la "glocalización" (término de J. P. Feinmann), la lectura de Serafinowicz es muy sencilla desde estas Pampas, porque no faltan los reality shows, los juegos de preguntas, las ventas telefónicas, incluso los programas culturales. Todo en clave de evidenciar la impostura de los conductores, la crueldad y el sin sentido de muchas producciones de la tv mundial.

Reitero que es humor inglés: no genera carcajadas pero si una sonrisa. Pongan Play y después me cuentan.




Canal I- Sat
Sábados 5 am/ 10 am/ 15 pm

El buen auspicio

18 dic. 2008

Sin quitar la mirada de la cámara que la enfoca, la columnista del noticiero enumeró las cifras de casos de violencia familiar y abuso sexual a menores. La fría estadística perdía el alma de la realidad de la que daba cuenta. Pero el tono cándido y serio de la periodista continuó sin titubeos. Luego alguna pregunta del conductor la interrumpía hasta cerrar el segmento con una conclusión: ¡qué barbaridad la inseguridad!

Antes de la columna de la periodista, se emitieron el testimonio de un comerciante asaltado, luego el del hijo de una jubilada a la que golpearon para robarle en su casa. Este bloque televisivo se puede observar en el noticiero del mediodía de Telefé. Cualquier día, todos los días porque hay una sección dedicada a casos policiales, que cubre lo que podemos catalogar como "la ola de inseguridad".

Repito: "todos los días"¿Pero cómo (se preguntará el buen lector) todos los días hay delitos televisados? Por supuesto, la sección merece dos o más notas, una columnista y una historia de vida de la víctima. El broche de oro es el auspicio: la puerta Pentágono. Una publicidad que desborda mal gusto, discriminación y miedo burgués se repite al menos dos veces como una P.N.T (Publicidad no tradicional), es decir dentro de la emisión del noticiero. Si no vieron nunca este spot les recomiendo la columna de Sandra Russo en Página 12 de hace unos meses.

Si con la música, los primeros planos de los cuerpos aún tibios, de la lágrimas de las víctimas y el gesto del conductor reprobando cada acción, la noticia y qué opinar al respecto no es suficiente, el reboque de la construcción lo da la publicidad de la puerta que "es más dura que la realidad". Es cierto que no en todos los noticieros es tan evidente la relación entre la agenda mediática- producto a vender, pero no es extraño volver a encontrarse con el spot Pentágono en constante rotación en los canales "informativos".

El negocio de la seguridad se extiende a alarmas, seguros, custodios y ahora a la publicidad para auspiciar en la televisión. De modo que obtienen más minutos en el aire que las desmentidas o el esclarecimiento de las desinformaciones como el no asalto a la casa de Sábato o el encarcelamiento erróneo de un chico de 14 años por el asesinato del Ingeniero de San Isidro (buen lector, ¿ud. recuerda alguno?).

Incluso en el afán de completar un segmento de noticias delictivas de Telefé, no tuvieron en cuenta que los casos de violencia doméstica o abuso de menores no se evitan con una puerta de hierro, sólo se ocultan.

"Usted no lo sabe, pero usted depende de ellos!
Usted no los conoce! Ni se los cruzará en su vida!
Pero esos hijos de la gran puta tienen en sus manos, en su agenda electrónica,
en la tecla intro del computador, su futuro y el futuro de sus hijos.
Usted no sabe qué cara tienen! Pero son ellos quienes lo van a mandar al paro
en nombre de un tres punto siete, o de un índice de probabilidad del cero coma
cero cuatro.
Usted no tiene nada que ver con esos fulanos, porque usted es digamos, empleado
de una ferretería o la cajera de un almacen.
Y ellos estudiaron en Harvard e hicieron un máster en Tokio -o al revés-, ellos
van por las mañanas a la Bolsa de Madrid o a la de Wall Street, y dicen en inglés
cosas como long-term capital management, y hablan de fondos de alto riesgo, de
acuerdos multilaterales de inversión y de neoliberalismo económico salvaje, como
quien comenta el partido del domingo.
Usted no los conoce ni en pintura! Pero esos conductores suicidas que circulan
a doscientos por hora en un furgón cargado de dinero van a atropellarlo el día
menos pensado y ni siquiera le quedará a usted el consuelo de ir en la silla
de ruedas con una recortada a volarles los huevos, porque no tienen rostro
público, pese a ser reputados analistas, tiburones de las finanzas, prestigiosos
expertos en el dinero de otros.
Tan expertos que siempre terminan por hacerlo suyo; porque siempre ganan ellos,
cuando ganan, y nunca pierden ellos, cuando pierden.
No crean riqueza, sino que especulan.
Lanzan al mundo combinaciones fastuosas de economía financiera que nada tiene
que ver con la economía productiva.
Alzan castillos de naipes y los garantizan con espejismos y con humo, y los
poderosos de la tierra pierden el culo por darles coba y subirse al carro.
Esto no puede fallar, dicen; aquí nadie va a perder; el riesgo es mínimo!
Los avalan premios Nóbel de Economía, periodistas financieros de prestigio,
grupos internacionales con siglas de reconocida solvencia.
Y entonces el presidente del banco transeuropeo tal, y el presidente de la
unión de bancos helvéticos, y el capitoste del banco latinoamericano, y el
consorcio euroasiático y la madre que los parió a todos, se embarcan con alegría
en la aventura, meten viruta por un tubo y luego se sientan a esperar ese pelotazo
que los va a forrar aún más a todos ellos y a sus representados.
Y en cuanto sale bien la primera operación ya están arriesgando más en la
segunda, que el chollo es el chollo, e intereses de un tropecientos por ciento no
se encuentran todos los días. Y aunque ese espejismo especulador nada tiene que
ver con la economía real, con la vida de cada día de la gente en la calle, todo
es euforia! y palmaditas en la espalda! y hasta entidades bancarias oficiales
comprometen sus reservas de divisas! Y esto, señores, es Jauja !!!!!!!
gran J
auja.
Y de pronto resulta que no! De pronto resulta que el invento tenía sus fallos!!!
Si;tenia fallos. Que lo de alto riesgo no era una frase, sino que exactamente
eso:alto riesgo de verdad. Y entonces todo el tinglado se va a tomar por el
saco. Y esos fondos especiales, peligrosos, que cada vez tienen más peso en la
economía mundial, muestran su lado negro. Y entonces -¡oh, prodigio!- mientras
que los beneficios eran para los tiburones que controlaban el cotarro y para los
que
especulaban con dinero de otros, resulta que las pérdidas, no.
Las pérdidas, el mordisco financiero, el pago de los errores de esos pijolandios
que juegan con la economía internacional como si jugaran al Monopoly o Monopol
o como lo llamen, recaen directamente sobre las espaldas de todos nosotros.
Entonces, resulta que mientras el beneficio era privado, los errores son
colectivos y las pérdidas hay que socializarlas, acudiendo con medidas de
emergencia y con fondos de salvación para evitar efectos dominó.
Y esa
solidaridad, imprescindible para salvar la estabilidad mundial, la pagan con su
pellejo, con sus ahorros, y a veces con sus puestos de trabaj
o, Mariano Pérez
Sánchez, de profesión empleado de comercio, y los demas millones de infelices
Marianos que a lo largo y ancho del mundo se levantan cada día a las seis de la
mañana para ganarse la vida.
Eso es lo que viene, me temo.
Nadie perdonará un duro de la deuda externa de países pobres, pero nunca
faltarán
fondos para tapar agujeros de especuladores y canallas que
juegan a la
ruleta rusa en cabeza ajena. Así que podemos ir amarrándonos
los machos! Ése es el panorama que los amos de la economía mundial nos
deparan, con el cuento de tanto neoliberalismo económico y tanta
esp
eculación y tanta poca vergüenza o en el idioma vulgar: tanta mierda.
( O como diria mi amigo "el esquimal", que es muy buen padre, muy buen
esposo, muy buen trabajador, pero muy vulgar en su forma de expresarse
y tan pero tan sincero, el diria que ES MUY FACIL SER PUTO CON EL CULO
AJENO!!! )"

Artículo del escritor español Arturo Pérez-Reverte, publicado en "El
Semanal" el 15 de noviembre de 1998 y muy difundido en los últimos meses por forward.

Consumo

26 jul. 2008


...Quiero llevarme todo!!!
tener lo que esté de moda!!
y voy a seguir comprando hasta que me quede en bolas.

....Soy un tipo feliz!!
a esta sociedad de consumo
me sumo con sumo agrado
porque señoras y señores, yo consumo.
Consumo en los shopping, los hiper, los macros,
consumo placeres,
consumo tinellis,
consumo chaucheses
consumo reveses
consumo ansiedades
consumo frialdades y unas mezquindades,
muchas soledades
también suciedades de las ciudades
prejuicios morales, consumo de males.

Soy consumidor!!!
consumo demencia
consumo carencia
consumo apariencia
consumo me anulo, me va como el cu...

Murga uruguaya
Citado por Walter Aguilero en la Agenda Literaria Artesanal

Teorías de Café

19 jul. 2008

Un cuento de Fontanarrosa


Viste que todas las narigonas son tetonas? –preguntó el Pitufo cuando el Flaco Damián ya había encarado con el tema del tejido social.
—No me jodás –dudó Pedro.
—Fijate, fijate y vas a ver que tengo razón. Todas las narigonas son tetonas.
—Andá a cagar –se rió el Chelo, pegando con la palma de la mano sobre la mesa
–. Che –alertó a los demás–, mirá con la pelotudez que sale éste. Que todas las narigonas son tetonas.
—Mi prima Antonia es narigona y es tetona –corroboró el Peruano que, sin embargo, era uno de los pocos que le había prestado atención al Flaco Damián. Porque un poco antes el Flaco había sido presentado a la mesa por el Negro, y le habían dado una bola relativa, como era habitual, salvo Pedro, que le extendió la mano, y el Peruano que le dijo que se acercara una silla. El Flaco, ruliento, de lentes, algo narigón, de saco y corbata pero con jeans, se ubicó en un ángulo. Era viernes y en la mesa de “La Sede” estaban casi todos.
—¿Cuál es el tema? –preguntó el Negro tras la presentación, acomodándose y procurando integrarse.
—Chiquito pregunta si se puede mezclar el Viagra con el mate cocido. Chiquito asintió con la cabeza.
—Me hace el efecto inverso –admitió.
—¿No es un poco temprano para Viagra? –trató el Flaco de meterse en la conversación.
—No, son las ocho –dijo Ricardo–, yo en un rato me tengo que poner en funcionamiento.
—No, digo si no es demasiado temprano, por la edad de todos.
—Vos tenés que conseguir cuerno de rinoceronte, Chiquito, para que se te pare –Pedro se restregó las manos.
—Dicen que es afrodisíaco, ¿no?
—Sí –apuntó el Chelo–. Te lo metés en el orto y te vuelve loco.
—No, pelotudo. Lo rallan y parece que el polvo es afrodisíaco; por eso los cazan tanto a los rinocerontes.
—Un polvo siempre es afrodisíaco.
—Lo rallan y lo usan para cubrir las milanesas como te las hace tu jermu –ejemplificó Ricardo mostrando la mano para arriba y para abajo–. Para que engordés, gordo.
—Le da resultado, te cuento –dijo Belmondo.
—Mierda, qué éxito tuvo ese plato.
—Lo vi el otro día en Discovery Channel, Chiquito –insistió Pedro–. Buscate a alguien que tenga un rinoceronte y...
—A éste ya no hay nada que le dé resultado. Está usando el Gimonte como bronceador.
—Otro que mira el Discovery Channel –rezongó Ricardo, señalando a Pedro–. ¿Por qué no mirás, mejor, la guerra entre las vedettes, boludo, que se dicen de todo en Mar del Plata? Se cagan a cachetazos, se tiran de los pelos...
—Eso es lo que mirás vos, pelotudo, que tenés una teta en el cerebro.
—Mirando siempre esas pelotudeces de los animalitos, los rinocerontes y todas esas chiquilinadas... No sé por qué no les dejan de romper las bolas a esos bichos, que los filman mientras están comiendo, están cagando, están cogiendo... Esas cosas mirás vos...
—Chupame la pija, nabo –dijo Pedro. El Negro lo chistó, riéndose. Con la cabeza le señaló la mesa de al lado, llena de señoras grandes.
—Más despacio, Pedro –se unió el Chelo.
—A ver si alguna me oye y se viene para la mesa –Pedro también se reía.
—Y te hace un pete.
—¿Cuánto le puedo cobrar una tirada de goma?
—Che... –pidió atención el Negro. Lo miraron. Hubo que esperar que Belmondo, en la otra punta, terminara de cuchichear con el Turco–. Che... –repitió el Negro, conseguido el silencio–... acá el Flaco quería comentarles algo. Por eso vino a la mesa.
—¿Sabés cuáles minas están siempre buenas? –Belmondo señaló al Pitufo–. Perdoname un momento, Flaco... Las que van cruzadas de brazos, así...
—Buenísimas –brincó el Pitufo–. Interesante observación. Como si tuvieran frío, como si caminaran con frío.
—Pero no van así por el frío –aclaró Belmondo–. Van así para sostenerse las tetas. Las que caminan así son tetonas. Fijate y vas a ver...
—Che... che... –repitió el Negro–. ¿Podrá hablar este muchacho?
—Perdoná, Flaco –se echó hacia atrás Belmondo, dando por terminada su intervención–. Perdoná, quería hacer ese aporte nada más.
—La inseguridad. La inseguridad ha hecho también otra contribución notable –intervino el Colorado, que recién llegaba de una mesa vecina–. Las minas que se cruzan la correa de la cartera desde el hombro derecho, por ejemplo, a la cadera izquierda, para que no se la afanen, y la correa les pasa por acá, por entre las gomas, y eso les remarca bien el volumen. Las hace más...
—¿Podrá ser? ¿Podrá ser? –rogó el Negro–. Dale, Flaco. Largá.
—Bueno... –carraspeó el Flaco–... la cosa es así. El Chelo tomó por el borde una de las mesas –eran dos juntas– interrumpiendo.
—Ricardo –pidió–, ¿la podés terminar con la Singer?
—Sí, terminala –dijo el Peru–. Se mueve todo.
—Este boludo se la pasa moviendo la pierna debajo de la mesa. Y como seguro está apoyado en una de las patas, tiembla todo –le explicó el Pitu al Flaco.
—Parece que estuviera cosiendo a máquina.
—Es el Parkinson, Pitu –dijo Belmondo. —Tiemblan todos los pocillos, pelotudo –reprochó el Chelo–, parece una de esas películas donde se acerca Godzilla.
—¿Y cuando vos te acercás –contraatacó Ricardo– que ya desde enfrente, antes de cruzar, se sacuden los vidrios?
—Chupame un huevo.
—Este gordo me dice a mí...
—Seguí, Flaco. Y perdoná, pero... –intercedió el Turco. El Flaco Damián sonrió, restándole importancia a la cosa.
—Yo estoy en un grupo de Estudios Sociales –arrancó– relacionado con Humanidades. Es un grupo independiente, de reflexión más que nada. Lo conduce Marcela Adorno. Y estamos estudiando todo este asunto de la ruptura del tejido social que se ha dado por la crisis económica, el quiebre de la comunicación a nivel medio...
—No de comunicación mediática...
—No. No. Lo nuestro es más modesto, o más inmediato. Nos interesa estudiar el fenómeno de la comunicación humana, urbana, a través de lo que ocurre en las oficinas, en los talleres, en las fábricas. Digamos que estamos estudiando la recomposición del diálogo, incluso entre grupos e individuos aparentemente de diferentes niveles...
—Como acá –señaló Ricardo.
—Eso. Como acá –aseveró, contento, el Flaco.
—Que yo no sé cómo les doy bola a estos fracasados.
—Como acá, como acá –procuró no perder la manija el Flaco–. Por eso vengo, porque, según me contaba el Negro, esta mesa es...
—O al peruca este –siguió Ricardo–. Indocumentado, que vino de Lima a matarse el hambre y ahora critica a San Martín...
—Te sale con que al dulce de leche lo inventaron los incas.
—Esta mesa –reafirmó el Flaco– es un buen ejemplo de individuos que provienen de diversos estratos, de diversas ocupaciones.
—Postiglione, por ejemplo –se irguió el Pitufo–, es pecho frío y, sin embargo...
—Lo respetamos como se respeta a las minorías silenciosas.
—Yo he nacido de una familia patricia de Salta, descendientes de Güemes –dijo Chiquito–. Y no me explico cómo me junto con estos canallones verduleros, peronistas, cabecitas negras. El aluvión zoológico.
—A eso iba, a eso iba... –el Flaco advirtió que perdía consenso–. Entonces, creo que sería muy piola un acercamiento, una intervención de ustedes en los talleres, por ejemplo, de Marcela Adorno...
—¿Está buena? –preguntó Belmondo.
—¿Cuál es Marcela Adorno? ¿La profesora?
—Profesora de Letras –dijo el Flaco.
—¿La narigona, esposa de David Verasio? —Sí. Fue entonces que el Pitufo salió con lo de que todas las narigonas son tetonas.
—Es una teoría científica –se exaltó el Pitufo–. Se ve que hay alguna ley física que lo marca así. Del mismo modo que en las costas marinas, a grandes elevaciones, grandes profundidades. Donde hay montañas sobre la playa la profundidad del mar es más grande.
—Porque cae así... –el Turco trazó una línea descendente con el filo de la mano– como acá, en la barranca de Granadero Baigorria.
—¡Mirá con lo que sale éste! –se paró el Pitufo–. Con la barranca de Granadero Baigorria.
—¿No está el remanso Valerio ahí, pelotudo?
—Yo le hablo de Río, de la Costa Azul, de los fiordos noruegos, de Cadaqués...
—Sabés cuántos se cagaron muriendo ahí... —... y éste me sale con eso, con Granadero Baigorria. Es de cuarta.
—Puede ser que haya un orden anatómico –dudó Pedro–, ergonómico, que indica que la mujer con nariz grande es tetona.
—¡Y éste le cree! –se sacudió el Chelo–. ¡Qué boludo, se prende en cualquier barrabasada!
—¿En el hombre no se da?
—No. En ese caso son pijudos.
—Bueno... Se ve que no es tu caso. En tu barrio te decían el Ñato, ¿no?
—Yo me operé, nabo.
—¿Te hiciste la cirugía de nariz?
—No, me corté ocho centímetros de poronga. Los doné a los Estados Unidos para que estudiaran cómo es el macho argentino.
—Lo tienen en formol en la Nasa.
—Pero... –reflexionó el Turco– hay una cuestión de equilibrio, boludo. Una mujer de nariz grande y tetas grandes se cae de jeta.
—Se cae para adelante.
—Debe ser –se metió Belmondo– que la naturaleza, en su sabiduría, le da a la narigona mucha teta para que los machos no le miren el naso y ella no se avergüence.
—Ojo que aquí, el quía...
–Ricardo se echó hacia atrás en su silla, para que no lo viera el Flaco, y deslizó los dedos sobre la nariz, hacia la punta, como estirándola– también tiene lo suyo, vayan respirando por turno porque...
—Yo conozco una mina que es narigona y no tiene nada de tetas.
—Se habrá operado.
—¿Qué? ¿Se agregó nariz?
—No. Se sacó tetas, pelotudo.
—¿Se hacen eso las minas?
—Yo conozco una que se sacó como dos kilos.
—Algunas, para no andar sacándose un poco de cada lado, se sacan una sola, entera.
—Como las amazonas.
—O se las cambian de lugar, la derecha pasa a la izquierda y la izquierda a la derecha.
—Como la rotación de las ruedas de los autos.
—Uy, boludo –se tocó la frente el Turco–, me hiciste acordar de que tengo que hacer eso... —Algunas porque tienen un bebé y les chupa siempre del mismo wing...
—Acá, el Chelo tomó la teta hasta el año pasado.
—A las de adelante ya se les borró el dibujo. Las de atrás todavía aguantan. —Flaco –de repente Ricardo volvió a Damián, que había optado por mirar fijamente su carpeta, mordiendo la birome–. ¿Y hay algún mango en ese asunto, en el del grupo de reflexión, por participar? El Flaco se rió.
—¿Si hay que pagar, preguntás vos? –siguió la broma. Se lo notaba un tanto resignado.
—Un cachet digo, una moneda, alguna colaboración... Algo acá, para los muchachos...
—De veras que éste es un caso interesante –arremetió Damián, jugando su última carta–, porque según me cuenta el Negro, se trata de una mesa aluvional, donde ustedes se han ido juntando un poco al azar, de pedo, porque uno es amigo de un amigo, otro...
—Otro era el novio del Pitufo.
—¿Podés creer? –resopló el Peruano–. El novio de mi hija le regaló un perro.
—No digás. —Cachorro. Pero después se ponen enormes esos bichos. Un labrador, para colmo. —¿Y para qué querés un labrador? No tenés campo. Ni jardín tenés. Te hubiera traído un electricista. —Y después el novio de tu hija se pira y te queda el perro rompiendo las bolas.
—Eso pasa siempre. A la mía una vez le regalaron un hamster. El noviecito duró una semana y el hamster tres años, bicho hijo de puta...
—A mí se me escapó el perro, ¿podés creer? –el Turco miraba al infinito.
—Y bueno... Si no le das de comer... —Estás en pedo. ¿Sabés cómo comía? Mi pibe más chico está desconsolado...
—Che, Flaco, perdoná –elevó la voz Pedro–, terminá con este asunto, redondiemos la idea porque, como nuestro nivel de atención es reducido... ¿Cómo sería el asunto? ¿Hay que ir a algún lado? ¿Hay que...? El Flaco Damián tomó aire, se pegó con la base de la birome en los dientes y se aprestó a intentar de nuevo.
—Y hasta el perrito compañero... –canturreó Ricardo, riéndose. —... que por tu ausencia no comía... –se unió el Chelo, también a las carcajadas.
—... al verme solo el otro día, también se fue –terminaron los dos al unísono.
—Ojo, ojo, ojo –casi se puso de pie el Pitufo–, que ese tango replantea muy seriamente la verosimilitud de lo que se dice de que los perros son tan fieles, el mejor amigo del hombre y todo eso.
—Perro hijo de mil putas, apenas lo vio solo a ese muchacho se fue a la mierda...
—Ah sí, viejo –se enojó el Chelo– si vos no le das de comer o lo cuidás, cómo querés que se quede con vos.
—¡Porque es tu amigo, querido –saltó Ricardo–, y te debe lealtad!
—Lealtad, las pelotas –dijo Belmondo–. Seguro que ahí la que le daba de comer era la mina. Cuando se piró la mina el tipo ya se tiró al abandono y no le daba ni cinco de bola al perro ese.
—Porque ese tango es engañoso –agitó el dedo índice el Pitu–. Narra ese acontecimiento como al pasar, sin darle importancia, pero no es un dato menor que un perro argentino se raje de la casa porque el tipo se quedó solo.
—Era un dogo argentino que no reconoce al dueño.
—¡El perro –Ricardo golpeó con el puño contra la mesa– se tiene que quedar ahí con el dueño aunque el dueño sea un pelotudo al que lo cagó la mina, porque para eso es un perro de tango! ¡Si quiere comer bombones o canapés que labure en un bolero!
—Vos porque sos un negro esclavista que todavía creés en la servidumbre... ¡Hizo bien el perro en pirarse! ¡Mirá si lo va a tener que aguantar al amargo del dueño llorando por los rincones porque lo cagó la mina, que para amargo ya lo tenemos al pecho frío de Chiquito que no me deja mentir! —Se tiene que quedar con el dueño –terció el Peruano– que le dio de comer durante años cuando estaba en la buena. Resulta que ahora que el tipo está en la mala el perro se raja. Ricardo le dio la mano.
—Y te lo dice –señaló al Peruano– un hermano latinoamericano sojuzgado, que les ha besado las bolas a los españoles durante años y sabe lo que es obedecer y...
—Bien que a los faraones los enterraban con sus perros.
—Sí, pero hubo faraones que cuando se les murió el perro no se quisieron enterrar con él ni en pedo.
—Es el eterno tema del poder.
—Como Tutankamón, por ejemplo. Tutankamón, cuando le dijeron que se tenía que enterrar con su perro, los mandó a todos a la concha de su madre.
—Un chihuahua, para colmo.
—Claro, había chihuahuas en Egipto.
—Lógico, boludo. Aparecen en los dibujos que ellos hacían en las pirámides. De perfil aparecen. Lo que pasa es que aparecen chiquitos. Son chiquitos y aparecen más chiquitos todavía.
—Pensá que esos dibujos son reducidos.
—Son fotocopias. A esos dibujos arqueológicos, tan valiosos, no los van a poner en las paredes para que los turistas los escriban todos.
—“Pepe y María”.
—“Chelo y Norberto”. Eran egipcios pero no boludos. ¿Por qué pensás que Tutankamón duró hasta ahora embalsamado? Ni fecha de vencimiento tiene el cajón. Ya afuera, en la esquina, el Negro la hizo corta, algo incómodo tal vez.
—Chau, Flaco... –saludó a su amigo, al que había acercado infructuosamente a la mesa–, después te hablo –y se fue para calle Urquiza. El Flaco amagó irse hacia Corrientes pero volvió, dubitativo.
—¿Adónde vas, Flaco? –le preguntó Pedro, que salía, las llaves del auto en la mano. Ya en el auto, el Flaco se quedó en silencio, tironeando algunos pelos de su barba rala, mientras Pedro maniobraba con el volante para salir por San Lorenzo hacia Mitre.
—Es un grupo... algo... –dijo el Flaco.
—Disperso –se rió Pedro–. Muy disperso. Difícil que se pueda mantener un tema de conversación por mucho tiempo.
—Sí... pero... A veces uno supone que... no sé... podrían tocar temas un poco más... —Profundos –rió Pedro.
—Profundos. O al menos, serios. Será por esa imagen popular de los tipos que intentan arreglar el mundo en una mesa de café, la filosofía de café.
—¿Vos conocés algún tipo que haya arreglado el mundo desde una mesa de café?
—No.
—Porque lo de Hitler fue desde una cervecería...
—No sé –insistió el Flaco–, al menos intentar responder a los interrogantes del ser humano.
—La vida, la muerte –enumeró Pedro–, la razón del Ser, la eternidad...
—Sin llegar a eso. Pero...
—¿Sabés qué pasa, Flaco? –Pedro se puso serio–. Nosotros ya pasamos por eso...
—¿Cómo... ya pasaron? –lo miró el Flaco.
—Claro. Ya pasamos por eso. Son temas que tenemos superados. Aunque te parezca una boludez, cuando uno alcanza un nivel de charla como el que vos oíste hoy, por ejemplo, es porque ya se ha superado un montón de incógnitas, de problemas, de contradicciones, de dudas. Y puede acceder entonces a lo trivial, a lo doméstico, a lo inmediato. Ya con tranquilidad, sin culpas. Es cuando uno ya está de vuelta, o sin expresarlo tan taxativamente, cuando se ha alcanzado cierta armonía. El Flaco miraba ahora hacia adelante, aferrado a su carpeta.
—Tenés que andar muy bien, pero muy bien del bocho –siguió Pedro–, para poder acceder, para poder darte el lujo de hablar de todas estas cosas.
—En la esquina. Dejame ahí nomás –señaló el Flaco.
—Y algo más –Pedro no quiso dejar las cosas así–. Algo fundamental que nos convenció de alejarnos de los temas medulares... –paró el auto–. Vos habrás leído los aportes de Platón, Aristóteles, Sócrates, Demóstenes, los grandes pensadores...
—Sí.
—Mirá el mundo de mierda que nos dejaron. Mirá el mundo de mierda que nos dejaron. Mirá de qué carajo sirvió todo eso que se les ocurrió. El Flaco se quedó mirando hacia afuera a través del parabrisas, tomado de la manija interna de la puerta.
—Chau –dijo. Se bajó en Maipú y San Lorenzo y encaró hacia Santa Fe, tras alguna vacilación. El auto de Pedro se alejó con un bocinazo. El Flaco saludó, como al descuido.

La vida es una moneda

12 jul. 2008

Es sabido que conseguir cambio para viajar en colectivo o para comprar artículos de menos de dos pesos es desde hace un tiempo algo bastante difícil, pero todo se puede complicar más al ir a un Banco.

"No hay monedas", "Por favor, abone con el cambio justo", suele leerle en los pequeños comercios y es lo más valorado para quienes la única forma de viajar, hasta sus lugares de trabajo, es el colectivo. Las razones reiteradas por los medios acerca de la escasez de los centavos es que se utilizan para fundirlos y vender el metal. Pero ¿cómo se sigue andando por la ciudad sin monedas?

Según la ley, todos los bancos tienen la obligación de hacer las equivalencias de billete a monedas, si cualquier persona se acerca a solicitarlo. Sin embargo, esto no ocurre con esta claridad, sino que los montos permitidos oscilan entre los 5 a 30 pesos por persona, de acuerdo a la casa bancaria y su sucursal y con sus excepciones.

Entonces la opción obligada es el Nación, pero no cualquiera sino su casa central frente a la Plaza de Mayo, donde también tienen sus condiciones incoherentes, irrespetuosas e innecesarias. Paso a describir: hay que sacar número para poder cambiar monedas, esos son escasos y se entregan de 10 a 12 hs, poco importa que el horario sea hasta las 15, si llega tarde, olvídelo. En segundo término, hay que dirigirse hasta el subsuelo del banco a buscar dos cajas de atención perdidas en un pasillo -de un edifico bellísimo-, donde siempre encontrará una fila larguísima que se extiende en las escaleras de mármol en forma de caracol -este detalle estúpido, luego cobra importancia-. Al final de la fila se encontrará con un empleado del Banco, que con toda la alegría del mundo le entrega un número, y si llega tarde se encontrará con un policía que le recordará que el reloj es muy injusto y que sólo se pueden retirar 100 pesos a cambio de un billete violeta. Dos cajeros y escasez de monedas.

Fui al Nación el viernes y me encontré una hora esperando. Obviamente, no era la única y aquí comienza lo indignante. Mis compañeros de fila eran en su mayoría jubilados que reitero: pasaron más de una hora de pie esperando en el único lugar donde les pueden conseguir monedas de un peso y con una cierta seguridad de que no son falsas. Reitero: jubilados de pie en la fila, con el número en mano, con bastones, moviéndose con dificultad con el lento fluir de la atención por la escalera de mármol en forma de escalera.

Con respecto al resto de la gente, bien sabemos quienes necesitan viajar en el transporte público: los trabajadores de menor calificación, quienes cuidan el peso para poder ir a trabajar. Tan sencillo como eso. Dos cajeros, escasez de monedas, jubilados esperando, 700 números para entregar, dos horas de atención.

En medio de la espera, un ciego volvía con su bolsita de monedas, solo ¿Los guardias? bien, custodiando las moneditas y que al final de la fila nadie más se agregue, pues ya no quedaban más turnos. El ciego se fue con las indicaciones que le gritaba la gente desde la fila.

Es muy díficil hacer más monedas? ¿imposible una mejor atención? ¿inimaginable, exigir a la banca privada que agrande su cupo de cambio?, ¿una locura, pedir un poco de respeto en algo tan simple en donde a nadie le regalan nada?

Cuando el matrimonio Bobbit llegó a las primeras planas, se convirtió en la comidilla de la opinión pública, entre el estupor masculino y el humor más feminista. A quince años del corte fálico de la relación, la tristemente célebre Lorena Gallo (apellido de soltera) vuelve a ser noticia por la revelación de su vocación: la peluquería.
El elogio a la violencia hace que un personaje ignoto salte a la popularidad a partir de su incapacidad de resolver los conflictos vinculares, desencadenando acciones que desde el inconsciente colectivo (?) se reprimen, pero se miran con sorna en la tragedia del otro. Lejos de pretender hacer un diagnóstico de psicología social barata, es el modo en que algunos hechos se hacen relatos. Sin ir más lejos, la reaparición de Lorena Bobbit, por una cuestión que solo le incumbe a ella, generó bromas en los periodistas que anunciaban la noticia en televisión.
Ante estos pequeños comentarios, sólo me resta preguntarme: ¿es Lorena Bobbit a las mujeres, lo que Ricardo Barreda es a los hombres?


Links:



Los asesinatos de Kosteki y Santillán no pudieron poner más al desnudo a lo más decadente de nuestro páis. Si, digo nuestro no sólo porque nos tocó en suerte vivir acá sino por cómo construimos la memoria. Hoy se cumplen seis años de una represión que intento callar a movimientos sociales, pero se cobro dos víctimas fatales y un aceleramiento de los "tiempos políticos". Pero en este día, otra vez nos gana la intolerancia cotidiana y el olvido.
Los informativos de esta mañana advierten del corte del puente Pueyrredón y por ende el caos en el tránsito. Poco se habla de los muertos: Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. Menos se dice sobre la desinformación, la impunidad de la policía y el contexto político de aquel entonces, que parece lejano pero sólo nos separan menos de una década.
En aquel entonces, Duhalde era el presidente designado por la asamblea legislativa, continuaban los ecos de la peor crisis que, como siempre resuenan más en los sectores populares, mientras para otros los signos de una recuperación económica comenzaban a sentirse. En ese choque de posturas, los piquetes caían mal para muchos y la "gobernabilidad" parece ser que sólo es demostrable mediante la violencia.

Y aquí juega el relato. Desde los medios masivos, por eco, por contagio, se repitió el concepto de la tapa de clarín del día siguiente a la represión: no fue nadie o son daños colaterales, en jerga bélica. "La crisis causó dos nuevas muertes", editorializó el autoproclamado "gran diario argentino" y años más tarde, fue el título de un documental que expone cómo el titular del matutino más vendido del multimedio más grande y poderoso del país, cometió más que un error y que contó con el material del crimen antes del cierre de edición.
Más allá del destino judicial de los efectivos, pocas autocríticas se escucharon desde el cuarto poder, mucho menos acerca de quien/quienes son responsables de la decisión de reprimir y asesinar a dos manifestantes, no por error sino con saña, total impunidad tal como una cacería.

Trailer de "La crisis causó dos nuevas muertes"

Una competencia hacia un lugar desconocido, avances y retrocesos en el camino. Premios y castigos, suerte y destino son las fuerzas a encontrar en el camino.

En el juego de la Oca, la buena fortuna de ir hacia adelante puede cambiar de un momento a otro, pero siempre se da vuelta alrededor de lo mismo. Nihilista, borgeano o infantil, hoy más que nunca no pierde vigencia, sólo que trae mareos y un tanto más de cansancio.
¿O será que es un agujero negro?

Día del Periodista

7 jun. 2008


El 7 de junio de 1810 Mariano Moreno fundó la "Gazeta de Buenos Ayres", primer periódico de la etapa independentista argentina. La Primera Junta indicó por decreto su fundación por ser necesario anunciar al público los actos oficiales y las noticias exteriores y locales. Sus primeros redactores fueron Mariano Moreno, Manuel Belgrano y Juan José Castelli
.

"¿Por qué se han de ocultar a las Provincias sus medidas relativas a solidar su unión, bajo nuevo sistema? ¿Por qué se les ha de tener ignorantes de las noticias prósperas o adversas que manifiesten el sucesivo estado de la Península?... Para el logro de tan justos deseos ha resuelto la Junta que salga a la luz un nuevo periódico semanal, con el título de la Gaceta de Buenos Aires".
MARIANO MORENO
Gaceta de Buenos Aires del 07 de Junio de 1810


“ (...) Me encuentro con mi gran amigo el filósofo oficial del Gobierno, José Empédocles. Tato –me dice-. No es que nosotros estemos en contra del periodismo, pero el periodismo está idiotizando a la gente. De lo único que hablan es de la cotidianeidad. Usted abre un diario y ahí están: el Yomagate, Al Kassar, la contaminación, la corrupción, el cólera, los propóleos. Al final la pequeña cosa cotidiana enmascara los grandes problemas estructurales del país, tales como si estamos o no en el fin de la historia’”.
TATO BORES: Agosto de 1992. Cerca de alejarse de la televisión.

"Yo escribo para quienes no pueden leerme. Los de abajo, los que esperan desde hace siglos en la cola de la historia, no saben leer o no tienen con qué".
EDUARDO GALEANO

“ El periodismo no es un circo para exhibirse, ni un tribunal para juzgar, ni una asesoría para gobernantes ineptos o vacilantes, sino un instrumento de información, una herramienta para pensar, para crear, para ayudar al hombre en su eterno combate por una vida más digna y menos injusta".
TOMAS ELOY MARTINEZ


Que difícil es explicar en pocas palabras que es periodismo, cuándo a menudo vemos como esta a gran distancia de lo consideramos como ideal. De todos modos, ¡feliz día colegas!


Links:
E-blog. Videos del día del periodista

Vivir en Crisis

6 jun. 2008


Otra cadena de mails arriba en mi casilla, pero desde el título ya me desafía: “A ver que pensás vos?”. Típico a sus fines de propagarse por ese universo infinito llamado Internet, intenta parecer importante, urgente, un verdadero asunto de vida o muerte y busca refugio en los miedos más esenciales como perder a un ser querido o sentenciarme a la soledad y/o a la mala suerte. Sus intenciones no las ignoro, pero la curiosidad me gana, abro el mensaje y lo leo…

"La llaman la "crisis del cuarto de vida". Te encuentras a ti mismo desafanandote de la multitud mas que en cualquier otro momento de tu vida. Te empiezas a dar cuenta de que hay un monton de cosas sobre ti de las que no sabias y que quizàs no te gusten. Te empiezas a sentir inseguro y te preguntas donde estaràs en un año dos, pero luego te asustas al darte cuenta que apenas sabes donde estas ahorita. Te empiezas a dar cuenta que algunas personas son egoìtas y que a lo mejor, esos amigos que crees cercanos no son exactamente las mejores personas que has conocido y que la gente con las que has perdido contacto resultan ser amigos de los mas importantes para ti. De lo que no te das cuenta es que algunos de los amigos de los que te has alejado se estàn dando cuenta de lo mismo y que la mayorìa de ellos no son malos o deshonestos realmente, pero estàn tan confundidos como tu. Ves tu trabajo y quizàs no este ni un poco cerca a lo que pensabas que estarìas haciendo, o quizàs estès buscando algùn trabajo y piensas que tienes que comenzar desde abajo y te da un poco de miedo. Y extrañas la comodidad de la escuela, de los grupos, de socializar con la misma gente de forma constante. Pero te empiezas a dar cuenta que mientras algunos eran verdaderos amigos, otros no eran tan especiales despuès de todo. Te empiezas a entender a ti mismo y sobre lo que quieres y lo que no. Tus opiniones se vuelven mas fuertes. Ves lo que los demàs estàn haciendo y te encuentras a ti mismo juzgando un poco mas de lo usual porque de repente tienes ciertos lazos en tu vida y adicionas cosas a tu lista de lo que es aceptable y de lo que no lo es. Te sientes seguro y luego inseguro. Rìes y lloras con la mas grande fuerza de tu vida. A veces te sientes genial e invencible y otras, solo, con miedo y confundido. De repente el cambio es el enemigo y tratas de aferrarte al pasado, pero pronto te das cuenta que el pasado cada vez se aleja mas y mas y que no hay mas que hacer que quedarte donde estas o seguir avanzando. Te rompen el corazòn y te preguntas como alguien a quien amaste tanto te pudo hacer tanto daño. O quizàs te acuestes por las noches y te preguntes por que es que no puedes conocer a alguien lo suficientemente interesante como para querer conocerlo mejor. Los ligues y las citas de una noche te empiezan a parecer baratos y emborracharte y actuar como un idiota empieza a parecerte verdaderamente estùpido. Y pareciera como si todos los que conoces empiezan a casarse, y quizàs tu tambièn ames realmente a alguien tambièn, pero simplemente no estas seguro si estas listo para comprometerte por el resto de tu vida aun. Atraviesas por las mismas emociones y preguntas una y otra vez, y hablas con tus amigos sobre los mismos temas simplemente porque no terminas de tomar una decision. Te preocupas por prestamos, dinero, el futuro y por hacer una vida para ti. Y mientras ganar la carrera seria grandioso, ahorita tan solo quisieras estar compitiendo en ella. Lo que puede que no te des cuenta es que todos lo que estamos leyendo esto nos identificamos con ello. Somos nuestros mejores momentos y nuestros peores momentos, tratando de descifrar esto lo mejor que podemos.

Al identificarme con el grupo de edad, me digo en color esperanza, en algún momento aparecerán las cosas más claras. Pero leo un artículo de La Nación sobre un estudio de la Universidad de Warwick, en el Reino Unido (tampoco confío en la veracidad de estas investigaciones que nunca faltan en los matutinos) que reveló que “Se es más vulnerable a sufrir depresión entre los 40 y 45 años” porque es el momento para preguntarse si realmente si alcanzó lo que uno alguna vez soñó. Ante el balance negativo, sobreviene la depresión, de acuerdo con los resultados del test basado en datos de más de ochenta países.

Me escudó en la idea de que los 30 son más prometedores y que, quizás en este lado del mundo las cosas lleguen con atraso y ya el cambio climático haya hecho de las suyas como para evitar pasar por ese momento de la vida. Sin embargo, en una subnota de aquella noticia que sentencia que en Argentina son cada vez más jóvenes, quienes consultan por algún síntoma relacionado a ese trastorno. Y resulta un hito en esta generación, la crisis social del 2001, donde el desmoronamiento de cada institución, que parecía regular nuestras existencias, se hizo carne y así quedamos.

Vuelvo a pensar en el forward y cómo caí nuevamente, en sus garras para hacer lo que me pedía: pensar. Más allá de estar de acuerdo con su descripción, me dejo preguntas que pueden resumirse en “y ahora, ¿para qué lado agarramos?” y mi demonio sarcástico me contestó que “si hubieses nacido, por ejemplo, a principios de siglo XX, tu vida estaría reducida a parir hasta que no te de más el cuerpo, sin ningún tipo de derecho e identidad por fuera de tu matrimonio eterno y no se te permitiría preguntarte estas cosas. A vos te tocaron estos tiempos…¡es la posmodernidad, mi amor!”.

Increíble, pero real

28 may. 2008

Gracias a un mail, me enteré de esta joya de la Web con más humor político que muchas viñetas de los diarios. Se trata de un juego cuyo protagonista es Luis D'Elia que debe sacar a trompadas a los manifestantes con cacerolas de la Plaza de Mayo. Excelente es el audio, extraído de las declaraciones más polémicas del funcionario por esas fechas. Pero como en todo videogame, el héroe necesita de una fuente energía que también suma puntaje, en este caso: un choripan, que se lo manda el "ex presidente en funciones" -término acuñado por el periodista Nelson Castro- desde el histórico balcón de la Casa Rosada. Si toda explicación no les resulta creíble, intenten jugarlo haciendo click en la imagen.

Luis contra los Oligarkas
Personifica a Luis y despejá la plaza de manifestantes! Ten cuidado que no se llene de gauchos y atrapa los choripanes de Néstor para mas poder. Acordate de encender los parlantes!

Monedas en el subte

24 may. 2008

Ella pequeña, con el pelo revuelto zigzagueba entre los anónimos pasajeros del subte, como parte del paisaje urbano nadie reparaba en su presencia. Empezó a caminar entre ellos y les entregó una estampita de carton y oraciones. La escena diaria del pedido de unas monedas, de un gesto sencillo de desprenderse de lo que sobra, que no es lo mismo a ser solidario.

“Por favor, sólo con veinticinco centavos ayudan a mi familia, mi mamá esta desocupada y tengo muchos hermanitos”, expresó y se inundaron sus palabras en el ruido ensordecedor del movimiento del transporte. Sólo un único detalle cambió la escena cotidiana, al momento de volver a juntar sus tarjetitas y las monedas, saludaba con un apreton de manos y un beso.

La niñez más descuidada y solitaria, parecia buscar un guiño amistoso al mundo indiferente de los que parecen tenerlo todo. Solo una cuestion de apariencias porque no era un beso de boca a mejilla, sino un golpe de mejillas, un contacto cercano pero no tan intimo. Y el apretón de manos, no era tal. Apenas las palmas se rozaban en el momento de alejarse. La rapidez del contacto lo hacia mucho mas efimero.

Es facil caer en el pensamiento de una vida marginal en los lugares más transitados pero en una inmensa soledad. Es parte de una imagen que no se quiere ver, ¿qué es del día a día de esos chicos que estan abandonados?¿quienes lo abandonaron? De acuerdo a nuestro concepto de infancia, los chicos son seres indefensos que requieren de la enseñanza de un mayor y de la escuela hasta que forman su personalidad, se reciben de adultos por una arbitrariedad de la ley, que dice que el periodo madurativo se completa a los veintiún años.

Desde el frio lenguaje de la ley, aparecen dos actores: la familia y el Estado. Como complemento, como fiscales uno del actuar del otro, pero es posible cuestionarse quien puede juzgar la función de cada uno, en el momento en que ambos estan en proceso de desintegración de sus lazos internos. Quizás el juez, el fiscal y la condena se condensen en una persona, y sea ese chico llegado a la mayoría de edad. De ese modo, los años de encarcelamiento se corresponden a la falta de adaptación al orden que esa misma sociedad creó.

Es así como se llega al fenómeno de la criminalidad juvenil, ya sea producto de la marginalidad, las drogas o la desintegración familiar, el resultado es cruel y desnuda el fracaso de las instituciones. Lo más curioso son las soluciones propuestas con el halo de la magía, no por su aspecto fantástico, sino por lo facilista del problema en el que nadie sufre, ni pierde.

Entonces las propuestas con mano dura, no tardan en llegar, que pueden sintetizarse en la eliminación del objeto en cuestión para que no exista más problema. Es como para terminar con los incendios forestales, se talen todos los árboles, de modo que sin el árbol no puede existir el siniestro.

Pensar en el modo para reinsertar a esos chicos que deambulan en los pasillos de los transportes públicos parece imposible como un tema a debatir en las esferas políticas. Todo lo que implique la mirada de los resultados a largo plazo y analizar las aristas de la problemática, sin caer en los extremos, es algo que queda afuera de toda consideración en la vorágine de ansiedad de solucionar lo que desafina en nuestra convivencia.

Voces de Feria

13 may. 2008

Culminó la 34° edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, que se caracterizó por la presencia de figuras salidas de la tele para presentar libros y charlas, pocas ventas y un nuevo récord de concurrencia. Como pequeña reseña, aquí algunas citas para pensar la producción escrita artística de hoy, en sus diversos géneros.

Tom Wolfe
"El problema de la ficción de hoy es que debe ser plausible. Y estamos en una época no plausible, con historias reales que son fascinantes y que ningún novelista podría haber escrito. El consejo para los novelistas es éste: "¡Salgan del departamento! Miren la vida alrededor de ustedes, y encontrarán cosas que nunca podrían haber imaginado".

Juan Villoro
"Hay muchos modos de escribir novelas. [...] Las grandes novelas que admiramos no son novelas típicas: son rebeldes respeto de la forma normal"

Pablo De Santis

"La literatura funciona con lentas elaboraciones y con las formas, que son lo más autobiográfico que tenemos, más que el contenido"

Mex Urtizberea

"Hoy el acceso a Internet ha modificado, incluso, la forma de entretenimiento. El humor está en todas partes. El hombre común está muy presente en todo. Todo se ha hecho cotidiano. El humor está también en la publicidad."

El color de las palabras

30 abr. 2008

Recomendación:

Es interesante la propuesta de Página 12 de incluir una sección todos los lunes sobre análisis de discursos a cargo de Sandra Russo (cuyos algunos de sus artículos están en la lista de recomendaciones). Ahora que esta tan en boga, los mensajes, los relatos y el cómo se dice (es ya una cuestión de Estado), en "Mitologías", denominación tomada de la obra de Roland Barthes, se pretende cruzar columnas de periodistas y especialistas acerca de los discursos sociales. Revelando que las palabras están lejos de ser neutras, este diario presenta un aporte a elucubrar esas "operaciones de significado intencional", puntualizaba el intelectual francés. Algo distinto para leer en los grises matutinos.

Y finalmente fue Lola

Con un desenlace previsible, Lalola llegó a resolver el conflicto de género de la protagonista, Carla Peterson, para optar quedarse con Facundo (Luciano Castro). Más allá de los guiños a las ficciones infantiles con los hechizos, las brujas y el zapato que encuentra el príncipe, esta serie significó todo un refresco en la pantalla chica.

Con estereotipos y una solapada reflexión acerca de la soledad y el éxito por estos tiempos, Lalola se focalizó en el ambiente laboral, con las turbulencias en los sentimientos y en la competencia más cruda. Si despertar en el cuerpo del sexo opuesto no es demasiado conflicto, el programa expuso, en clave humorística, las miserias y las virtudes de los integrantes de la revista High Five.

Sin embargo, considero que el engranaje más eficaz fue el elenco y el guión. Si Lola fue la incertidumbre y el desafío de darle el sentir masculino a un cuerpo de mujer, Aguirre (Luis Ziembrosky) fue el núcleo de las escenas más delirantes, alcanzando el sin sentido. Luego, Gastón Saks (Rafael Ferro) fue la envidia y el vacío, en función de un espejo del embrujado Ramiro Lalo Padilla (Juan Gil Navarro/ Carla Peterson). El abánico fue amplio con los tonos de Julia (Violeta Urtizberea), Pato y Soledad (Lola Berthet), el galán, la malvada Natalia (Agustina Lecouna, sacando brilló propio a su nombre) y las participaciones de la "concheta" Carola (Reina Reech) y de Teo Williams (Pedro Cedrón).



Entre el elenco, un lugar destacado fue el Grace (Muriel Santa Ana), ya que combinó tres facetas con una mirada omniciente mayor a los protagonistas: la narradora, la amiga confidente de Lola y la que estaba enamorada de su mejor amigo, Lalo. De algún modo, Grace como un "Pepe Grillo" de la heroína ya que le aportaba una dosis de "sentido común" y ella sabía su secreto desde el principio.

Este producto de la industria cultural nacional logró cosechar premios y buenas críticas por sus actuaciones, guiones y también por su estética. En cuanto a planos y edición, predomino el movimiento constante que resulta inevitable recordarnos a la serie británica The Office. Asimismo, junto a una temática universal el producto se vendió como formato y como lata en muchos países, de la mano de Dori Media (su productora junto a Underground, de Sebastián Ortega) el "exportador de telenovelas argentinas".

Pero no todo es tan impecable, los números forzaron a la tira a más capítulos, tomando giros inesperados e innecesarios que paradójicamente trajo una baja en el rating local. Incluso se repitieron episodios para cubrir el conflicto nacional entre actores y productoras que frenaron las grabaciones. Más allá de todo esto, es necesario rescatar una historia bien contada que expuso a un target a sus interrogantes cotidianos.

Viaje al centro de la Tierra (*)

15 abr. 2008

Si todo es blanco y negro, a veces es difícil distinguir los grises, mas cuando no lo hay.

*Actualización
Gracias al aporte de los lectores, en Niceforo hicieron un excelente editorial.

Enseñar la lucha

4 abr. 2008

A 26 años de la Guerra de Malvinas

2 abr. 2008

Una de las tantas heridas de la última Dictadura Militar, es esta fecha, estos muertos, estos olvidados...
Hay datos que destacar del hoy:

  • Los hijos de los ex combatientes ya tienen la edad (entre 17 y veintitantos) en la que sus padres fueron enviados al Sur con un fusil.
  • El cementerio donde descansan los caídos argentinos esta abandonado, aunque hace años esta bajo el cuidado de nuestro Estado.
  • En el comienzo de este año, se aumentaron pensiones e indemnizaciones a los sobrevivientes.
  • De trío de desquiciados que tuvieron decisiones importantes en aquel momento, sólo Margaret Thacher sigue con vida y con honores (Galtieri y Pinochet bajo tierra).

Mahoma sin caricaturas

En 2005, Kart Westergaard publicó en el diario de Dinamarca Jyllands Posten, caricaturas de Mahoma que generaron fuertes críticas de los islámicos fundamentalistas. A raíz del escándalo, se prohibieron imágenes de todo tipo que representen el rostro de tal deidad, ya que su escritura sagrada así lo establece. Los medios pidieron disculpas y en nombre de la tolerancia por las diversas creencias religiosas.

Ayer, en la Plaza de Mayo, la presidenta Cristina nuevamente crítico a los medios (que no esta mal que lo haga, esta en todo su derecho) por criticarla, qué paradoja, más si tenemos en cuenta que era el acto por el "diálogo y en defensa de un gobierno popular y democrático". Lo más llamativo fue que la primera mandataria calificó de "mensaje cuasimafioso" a una caricatura de Sábat publicada ayer en Clarín.

"Hoy pude ver en un diario, donde colocan mi caricatura, donde tenía una venda cruzada en la boca, en un mensaje cuasimafioso. ¿Qué es lo que no puedo decir, qué es lo que no puedo hablar al pueblo argentino?", desafió Cristina.


En todo el discurso, predomino una suerte de generar el antagonismo de "ellos y nosotros", los golpistas, gorilas y los peronistas, los trabajadores, los kirchneristas. Pero para Fernández de Kirchner son los medios, los que dividen al pueblo.

Mas entre los extremos hay mucha gente que ni es golpista, ni de derecha pero es critica porque considera que se pueden mejorar las medidas, los modos y los tonos.

Hay mucha paranoia en el mensaje. Que una decisión no tenga el apoyo popular, no significa que se quiere "voltear" al gobierno. Por otra parte, desde que existen los diarios y la prensa en todas sus formas, hay ideología, hay interpretación del mundo desde una determinada mirada y no esta mal. Todos tienen su derecho.

Ahora que sabemos que Hermenegildo Sábat es un golpista, suena extraño que en 1988 recibiera el premio María Moors Cabot, en Estados Unidos por sus dibujos durante la dictadura militar, y que en 2004 Gabriel García Márquez le entregara el galardón de la Fundación Nuevo Periodismo por su "conducta intachable ante el poder". Es muy raro, quizás hasta Gabo sea parte de esta conspiración.


Buena imagen para el plazo fijo

31 mar. 2008

Hay cosas que no dejan de sorprenderme, especialmente en lo que pasa en publicidad. El Banco Hipotecario lanzó una pieza que puede causar mucha gracia pero que es inevitable preguntarse como cambió el sentido de un concepto, que en la post crisis 2001 sonaba a mala palabra: el plazo fijo.

Las cacerolas replicaban que no había más confianza a los bancos, no más depósitos. Para quienes perdieron sus ahorros, tanto como para tenían créditos en dólares, no faltaron los lamentos. Claro, las víctimas eran en general pequeños ahorristas o deudores que pretendían acceder a la casa propia o hacer modificaciones en la misma.

Sin embargo, el tiempo pasa y todo cambia. Cada campaña publicitaria es reflexivamente planificada, o al menos es un requisito profesional, a partir de sondeos, focus group y otro tipo de análisis, para evaluar el lenguaje visual y verbal.

En esta pieza, que podrán ver más abajo, hay un lugar preponderante al "Plazo fijo", acompañado por un plano de igual característica. Y su repetición durante todo el spot, funciona con una meta nemotécnica. Se vincula a esta inversión a un estado anímico feliz y quizás, lo más molesto sea la explicación en off de qué es un plazo fijo, como si el target al que se dirige no tenga idea de que se trata. Ni hablemos de la canción "what is love" que dice "Oh baby, don't hurt me, Don't hurt me no more..".Es un cambio de imagen con mucha promesa y buen marketing.


Una lectura Europea

29 mar. 2008

Mucho se habló en estos quince días acerca del paro agropecuario, de la posición del Gobierno, de los discursos de Cristina, de los cacerolazos, de los incidentes, de D'Elia, del desabastecimiento, de los precios, de los piquetes, etc.

Pero el mejor editorial salió en la última edición de Revista Barcelona:

Les recomiendo su sitio web.

A 31 años de la desaparición de Walsh

25 mar. 2008


"1. La censura de prensa, la persecución a intelectuales, el allanamiento de mi casa en el Tigre, el asesinato de amigos queridos y la pérdida de una hija que murió combatiéndolos, son algunos de los hechos que me obligan a esta forma de expresión clandestina después de haber opinado libremente como escritor y periodista durante casi treinta años.

El primer aniversario de esta Junta Militar ha motivado un balance de la acción de gobierno en documentos y discursos oficiales, donde lo que ustedes llaman aciertos son errores, los que reconocen como errores son crímenes y lo que omiten son calamidades.

El 24 de marzo de 1976 derrocaron ustedes a un gobierno del que formaban parte, a cuyo desprestigio contribuyeron como ejecutores de su política represiva, y cuyo término estaba señalado por elecciones convocadas para nueve meses más tarde. En esa perspectiva lo que ustedes liquidaron no fue el mandato transitorio de Isabel Martínez sino la posibilidad de un proceso democrático donde el pueblo remediara males que ustedes continuaron y agravaron.

Ilegítimo en su origen, el gobierno que ustedes ejercen pudo legitimarse en los hechos recuperando el programa en que coincidieron en las elecciones de 1973 el ochenta por ciento de los argentinos y que sigue en pie como expresión objetiva de la voluntad del pueblo, único significado posible de ese "ser nacional" que ustedes invocan tan a menudo.

Invirtiendo ese camino han restaurado ustedes la corriente de ideas e intereses de minorías derrotadas que traban el desarrollo de las fuerzas productivtas, explotan al pueblo y disgregan la Nación. Una política semejante sólo puede imponerse transitoriamente prohibiendo los partidos, interviniendo los sindicatos, amordazando la prensa e implantando el terror más profundo que ha conocido la sociedad argentina.

2. Quince mil desaparecidos, diez mil presos, cuatro mil muertos, decenas de miles de desterrados son la cifra desnuda de ese terror.

Colmadas las cárceles ordinarias, crearon ustedes en las principales guarniciones del país virtuales campos de concentración donde no entra ningún juez, abogado, periodista, observador internacional. El secreto militar de los procedimientos, invocado como necesidad de la investigación, convierte a la mayoría de las detenciones en secuestros que permiten la tortura sin límite y el fusilamiento sin juicio (1).

Más de siete mil recursos de hábeas corpus han sido contestados negativamente este último año. En otros miles de casos de desaparición el recurso ni siquiera se ha presentado porque se conoce de antemano su inutilidad o porque no se encuentra abogado que ose presentarlo después que los cincuenta o sesenta que lo hacían fueron a su turno secuestrados.

De este modo han despojado ustedes a la tortura de su límite en el tiempo. Como el detenido no existe, no hay posibilidad de presentarlo al juez en diez días según manda un ley que fue respetada aún en las cumbres represivas de anteriores dictaduras.

La falta de límite en el tiempo ha sido complementada con la falta de límite en los métodos, retrocediendo a épocas en que se operó directamente sobre las articulaciones y las vísceras de las víctimas, ahora con auxiliares quirúrgicos y farmacológicos de que no dispusieron los antiguos verdugos. El potro, el torno, el despellejamiento en vida, la sierra de los inquisidores medievales reaparecen en los testimonios junto con la picana y el "submarino", el soplete de las actualizaciones contemporáneas (2).

Mediante sucesivas concesiones al supuesto de que el fin de exterminar a la guerilla justifica todos los medios que usan, han llegado ustedes a la tortura absoluta, intemporal, metafísica en la medida que el fin original de obtener información se extravía en las mentes perturbadas que la administran para ceder al impulso de machacar la sustancia humana hasta quebrarla y hacerle perder la dignidad que perdió el verdugo, que ustedes mismos han perdido.

3. La negativa de esa Junta a publicar los nombres de los prisioneros es asimismo la cobertura de una sistemática ejecución de rehenes en lugares descampados y horas de la madrugada con el pretexto de fraguados combates e imaginarias tentativas de fuga.

Extremistas que panfletean el campo, pintan acequias o se amontonan de a diez en vehículos que se incendian son los estereotipos de un libreto que no está hecho para ser creído sino para burlar la reacción internacional ante ejecuciones en regla mientras en lo interno se subraya el carácter de represalias desatadas en los mismos lugares y en fecha inmediata a las acciones guerrilleras.

Setenta fusilados tras la bomba en Seguridad Federal, 55 en respuesta a la voladura del Departamento de Policía de La Plata, 30 por el atentado en el Ministerio de Defensa, 40 en la Masacre del Año Nuevo que siguió a la muerte del coronel Castellanos, 19 tras la explosión que destruyó la comisaría de Ciudadela forman parte de 1.200 ejecuciones en 300 supuestos combates donde el oponente no tuvo heridos y las fuerzas a su mando no tuvieron muertos.

Depositarios de una culpa colectiva abolida en las normas civilizadas de justicia,incapaces de influir en la política que dicta los hechos por los cuales son represaliados, muchos de esos rehenes son delegados sindicales, intelectuales, familiares de guerrilleros, opositores no armados, simples sospechosos a los que se mata para equilibrar la balanza de las bajas según la doctrina extranjera de "cuenta-cadáveres" que usaron los SS en los países ocupados y los invasores en Vietnam.

El remate de guerrilleros heridos o capturados en combates reales es asimismo una evidencia que surge de los comunicados militares que en un año atribuyeron a la guerrilla 600 muertos y sólo 10 ó 15 heridos, proporción desconocida en los más encarnizados conflictos. Esta impresión es confirmada por un muestreo periodístico de circulación clandestina que revela que entre el 18 de diciembre de 1976 y el 3 de febrero de 1977, en 40 acciones reales, las fuerzas legales tuvieron 23 muertos y 40 heridos, y la guerrilla 63 muertos (3).

Más de cien procesados han sido igualmente abatidos en tentativas de fuga cuyo relato oficial tampoco está destinado a que alguien lo crea sino a prevenir a la guerrilla y Ios partidos de que aún los presos reconocidos son la reserva estratégica de las represalias de que disponen los Comandantes de Cuerpo según la marcha de los combates, la conveniencia didáctica o el humor del momento.

Así ha ganado sus laureles el general Benjamín Menéndez, jefe del Tercer Cuerpo de Ejército, antes del 24 de marzo con el asesinato de Marcos Osatinsky, detenido en Córdoba, después con la muerte de Hugo Vaca Narvaja y otros cincuenta prisioneros en variadas aplicaciones de la ley de fuga ejecutadas sin piedad y narradas sin pudor (4).

El asesinato de Dardo Cabo, detenido en abril de 1975, fusilado el 6 de enero de 1977 con otros siete prisioneros en jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército que manda el general Suárez Masson, revela que estos episodios no son desbordes de algunos centuriones alucinados sino la política misma que ustedes planifican en sus estados mayores, discuten en sus reuniones de gabinete, imponen como comandantes en jefe de las 3 Armas y aprueban como miembros de la Junta de Gobierno.

4. Entre mil quinientas y tres mil personas han sido masacradas en secreto después que ustedes prohibieron informar sobre hallazgos de cadáveres que en algunos casos han trascendido, sin embargo, por afectar a otros países, por su magnitud genocida o por el espanto provocado entre sus propias fuerzas (5).

Veinticinco cuerpos mutilados afloraron entre marzo y octubre de 1976 en las costas uruguayas, pequeña parte quizás del cargamento de torturados hasta la muerte en la Escuela de Mecánica de la Armada, fondeados en el Río de la Plata por buques de esa fuerza, incluyendo el chico de 15 años, Floreal Avellaneda, atado de pies y manos, "con lastimaduras en la región anal y fracturas visibles" según su autopsia.

Un verdadero cementerio lacustre descubrió en agosto de 1976 un vecino que buceaba en el Lago San Roque de Córdoba, acudió a la comisaría donde no le recibieron la denuncia y escribió a los diarios que no la publicaron (6).

Treinta y cuatro cadáveres en Buenos Aires entre el 3 y el 9 de abril de 1976, ocho en San Telmo el 4 de julio, diez en el Río Luján el 9 de octubre, sirven de marco a las masacres del 20 de agosto que apilaron 30 muertos a 15 kilómetros de Campo de Mayo y 17 en Lomas de Zamora.

En esos enunciados se agota la ficción de bandas de derecha, presuntas herederas de las 3 A de López Rega, capaces de atravesar la mayor guarnición del país en camiones militares, de alfombrar de muertos el Río de la Plata o de arrojar prisioneros al mar desde los transportes de la Primera Brigada Aérea (7), sin que se enteren el general Videla, el almirante Massera o el brigadier Agosti. Las 3 A son hoy las 3 Armas, y la Junta que ustedes presiden no es el fiel de la balanza entre "violencias de distintos signos" ni el árbitro justo entre "dos terrorismos", sino la fuente misma del terror que ha perdido el rumbo y sólo puede balbucear el discurso de la muerte (8).

La misma continuidad histórica liga el asesinato del general Carlos Prats, durante el anterior gobierno, con el secuestro y muerte del general Juan José Torres, Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruíz y decenas de asilados en quienes se ha querido asesinar la posibilidad de procesos democráticos en Chile, Boliva y Uruguay (9).

La segura participación en esos crímenes del Departamento de Asuntos Extranjeros de la Policía Federal, conducido por oficiales becados de la CIA a través de la AID, como los comisarios Juan Gattei y Antonio Gettor, sometidos ellos mismos a la autoridad de Mr. Gardener Hathaway, Station Chief de la CIA en Argentina, es semillero de futuras revelaciones como las que hoy sacuden a la comunidad internacional que no han de agotarse siquiera cuando se esclarezcan el papel de esa agencia y de altos jefes del Ejército, encabezados por el general Menéndez, en la creación de la Logia Libertadores de América, que reemplazó a las 3 A hasta que su papel global fue asumido por esa Junta en nombre de las 3 Armas.

Este cuadro de exterminio no excluye siquiera el arreglo personal de cuentas como el asesinato del capitán Horacio Gándara, quien desde hace una década investigaba los negociados de altos jefes de la Marina, o del periodista de "Prensa Libre" Horacio Novillo apuñalado y calcinado, después que ese diario denunció las conexiones del ministro Martínez de Hoz con monopolios internacionales.

A la luz de estos episodios cobra su significado final la definición de la guerra pronunciada por uno de sus jefes: "La lucha que libramos no reconoce límites morales ni naturales, se realiza más allá del bien y del mal" (10).

5. Estos hechos, que sacuden la conciencia del mundo civilizado, no son sin embargo los que mayores sufrimientos han traído al pueblo argentino ni las peores violaciones de los derechos humanos en que ustedes incurren. En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada.

En un año han reducido ustedes el salario real de los trabajadores al 40%, disminuido su participación en el ingreso nacional al 30%, elevado de 6 a 18 horas la jornada de labor que necesita un obrero para pagar la canasta familiar (11), resucitando así formas de trabajo forzado que no persisten ni en los últimos reductos coloniales. Congelando salarios a culatazos mientras los precios suben en las puntas de las bayonetas, aboliendo toda forma de reclamación colectiva, prohibiendo asambleas y comisioncs internas, alargando horarios, elevando la desocupación al récord del 9% (12) prometiendo aumentarla con 300.000 nuevos despidos, han retrotraído las relaciones de producción a los comienzos de la era industrial, y cuando los trabajadores han querido protestar los han calificados de subversivos, secuestrando cuerpos enteros de delegados que en algunos casos aparecieron muertos, y en otros no aparecieron (13).

Los resultados de esa política han sido fulminantes. En este primer año de gobierno el consumo de alimentos ha disminuido el 40%, el de ropa más del 50%, el de medicinas ha desaparecido prácticamente en las capas populares. Ya hay zonas del Gran Buenos Aires donde la mortalidad infantil supera el 30%, cifra que nos iguala con Rhodesia, Dahomey o las Guayanas; enfermedades como la diarrea estival, las parasitosis y hasta la rabia en que las cifras trepan hacia marcas mundiales o las superan. Como si esas fueran metas deseadas y buscadas, han reducido ustedes el presupuesto de la salud pública a menos de un tercio de los gastos militares, suprimiendo hasta los hospitales gratuitos mientras centenares de médicos, profesionales y técnicos se suman al éxodo provocado por el terror, los bajos sueldos o la "racionalización".

Basta andar unas horas por el Gran Buenos Aires para comprobar la rapidez con que semejante política la convirtió en una villa miseria de diez millones de habitantes. Ciudades a media luz, barrios enteros sin agua porque las industrias monopólicas saquean las napas subtérráneas, millares de cuadras convertidas en un solo bache porque ustedes sólo pavimentan los barrios militares y adornan la Plaza de Mayo , el río más grande del mundo contaminado en todas sus playas porque los socios del ministro Martínez de Hoz arrojan en él sus residuos industriales, y la única medida de gobierno que ustedes han tomado es prohibir a la gente que se bañe.

Tampoco en las metas abstractas de la economía, a las que suelen llamar "el país", han sido ustedes más afortutunados. Un descenso del producto bruto que orilla el 3%, una deuda exterior que alcanza a 600 dólares por habitante, una inflación anual del 400%, un aumento del circulante que en solo una semana de diciembre llegó al 9%, una baja del 13% en la inversión externa constituyen también marcas mundiales, raro fruto de la fría deliberación y la cruda inepcia.

Mientras todas las funciones creadoras y protectoras del Estado se atrofian hasta disolverse en la pura anemia, una sola crece y se vuelve autónoma. Mil ochocientos millones de dólares que equivalen a la mitad de las exportaciones argentinas presupuestados para Seguridad y Defensa en 1977, cuatro mil nuevas plazas de agentes en la Policía Federal, doce mil en la provincia de Buenos Aires con sueldos que duplican el de un obrero industrial y triplican el de un director de escuela, mientras en secreto se elevan los propios sueldos militares a partir de febrero en un 120%, prueban que no hay congelación ni desocupación en el reino de la tortura y de la muerte, único campo de la actividad argentina donde el producto crece y donde la cotización por guerrillero abatido sube más rápido que el dólar.

6. Dictada por el Fondo Monetario Internacional según una receta que se aplica indistintamente al Zaire o a Chile, a Uruguay o Indonesia, la política económica de esa Junta sólo reconoce como beneficiarios a la vieja oligarquía ganadera, la nueva oligarquía especuladora y un grupo selecto de monopolios internacionales encabezados por la ITT, la Esso, las automotrices, la U.S.Steel, la Siemens, al que están ligados personalmente el ministro Martínez de Hoz y todos los miembros de su gabinete.

Un aumento del 722% en los precios de la producción animal en 1976 define la magnitud de la restauración oligárquica emprendida por Martínez de Hoz en consonancia con el credo de la Sociedad Rural expuesto por su presidente Celedonio Pereda: "Llena de asombro que ciertos grupos pequeños pero activos sigan insistiendo en que los alimentos deben ser baratos" (14).

El espectáculo de una Bolsa de Comercio donde en una semana ha sido posible para algunos ganar sin trabajar el cien y el doscientos por ciento, donde hay empresas que de la noche a la mañana duplicaron su capital sin producir más que antes, la rueda loca de la especulación en dólares, letras, valores ajustables, la usura simple que ya calcula el interés por hora, son hechos bien curiosos bajo un gobierno que venía a acabar con el "festín de los corruptos".

Desnacionalizando bancos se ponen el ahorro y el crédito nacional en manos de la banca extranjera, indemnizando a la ITT y a la Siemens se premia a empresas que estafaron al Estado, devolviendo las bocas de expendio se aumentan las ganancias de la Shell y la Esso, rebajando los aranceles aduaneros se crean empleos en Hong Kong o Singapur y desocupación en la Argentina. Frente al conjunto de esos hechos cabe preguntarse quiénes son los apátridas de los comunicados oficiales, dónde están los mercenarios al servicio de intereses foráneos, cuál es la ideologia que amenaza al ser nacional.

Si una propaganda abrumadora, reflejo deforme de hechos malvados no pretendiera que esa Junta procura la paz, que el general Videla defiende los derechos humanos o que el almirante Massera ama la vida, aún cabría pedir a los señores Comandantes en Jefe de las 3 Armas que meditaran sobre el abismo al que conducen al país tras la ilusión de ganar una guerra que, aún si mataran al último guerrillero, no haría más que empezar bajo nuevas formas, porque las causas que hace más de veinte años mueven la resistencia del pueblo argentino no estarán dcsaparecidas sino agravadas por el recuerdo del estrago causado y la revelación de las atrocidades cometidas. Estas son las reflexiones que en el primer aniversario de su infausto gobierno he querido hacer llegar a los miembros de esa Junta, sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles".

Buenos Aires, 24 de marzo de 1977